Se acabó el verano

Quinto cuarto

El Unicaja afronta la disputa de la Supercopa, el único título nacional que le queda por ganar, con buenas sensaciones y mejores perspectivas de futuro

Waczynski saluda a sus compañeros en Granada. / ACB
Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

El cambio de estación en Málaga no atiende a las fechas por las que se rige el resto de hemisferio norte. Igual que no es verano hasta que no llegan San Juan, también se da por ‘finalizado’ una vez que acaba la Feria. Somos así. En baloncesto ocurre algo parecido. La disputa de la Supercopa este fin de semana marca el final de la pretemporada, aunque siga siendo verano. Ahora ya todo va en serio.

¿Título oficial?

El interés que genera la Supercopa es cuestionable y relativo. Antes de que se dispute todos los jugadores y técnicos se refieren a ella como el primer título oficial de la temporada, también la propia ACB. Sin embargo, sólo la pone en valor el equipo que la gana, porque para los perdedores pasa a convertirse en ‘el torneo que cierra la pretemporada’. Es mitad verdad y mitad mentira, porque no todos los equipos están ahí por méritos deportivos. El Unicaja lo hace por haber sido el mejor club español en competiciones europeas la temporada pasada. Para los que lo hayan olvidado, ganó la Eurocup en abril. Se medirá al Valencia, campeón de la Liga, mientras que por la otra parte del cuadro van el Real Madrid, campeón de Copa, y el Gran Canaria como equipo anfitrión.

Mejor de lo esperado

Cada verano surge el debate de si la plantilla del Unicaja es la mejor de su historia, al menos eso pasaba antes. En este caso, el listón que puso el equipo campeón de Liga en 2006 fue tan alto que es difícil que pueda superarse. Ahora el debate es si este equipo es mejor que el de la temporada pasada. Durante el verano se cuestionaron algunos movimientos, que no terminaban de encajar, y también algunas salidas. Ahora, meses después, pocos se acuerdan ya de Fogg, Smith, Omic y, mucho menos, de Lafayette. Es así porque el equipo malagueño ha generado muy buenas sensaciones en los cinco partidos de preparación que ha disputado, pese a ganar tres y perder dos.

McCallum, el Mesías

Desde que Stefan Markovic dejó el Unicaja en ‘extrañas circunstancias’ el equipo cajista y sus aficionados echaron en falta un base de primer nivel. No lo fueron Fogg ni Lafayette, lo que al menos permitió la explosión de Alberto Díaz. Tras los intentos fallidos con varios jugadores y la ‘espantá’ de Huertas, el club recibió el ofrecimiento de McCallum, que se ha convertido en el Mesías de la hinchada cajista. Un jugador de un talento notable y que puede multiplicar el potencial del equipo en el momento en que todas las nuevas piezas del Unicaja se acoplen. McCallum es el tercer máximo anotador de la pretemporada en los equipos de la Liga ACB, con una media de 20 puntos y 4,5 asistencias en los cinco partidos que ha disputado con el Unicaja desde que aterrizó en Málaga.

La oportunidad de Soluade

En marzo de 2012 el Unicaja fichó a Luis Casimiro como reemplazo de Chus Mateo. En una de sus primeras decisiones, el técnico manchego apartó a Kristaps Valters del equipo, y tampoco confiaba en Earl Rowland. Había que buscar soluciones en la cantera y Casimiro citó en un entrenamiento a Alberto Díaz y Pepe Pozas. El técnico eligió al pelirrojo para completar el puesto de base junto a Berni Rodríguez. Aquello cambió para siempre las carreras de los dos jugadores malagueños . Este verano, el Unicaja decidió recuperar a Morayo Soluade, que había estado cedido en el Burgos. La respuesta del base inglés ha sido la que cabía esperar, consciente de que está ante la oportunidad de su vida. Ha actuado con desparpajo y acierto (10 puntos y 2 asistencias de media) para ponerles las cosas difíciles a Plaza.

Aprovechar a Musli

Será un asunto difícil de manejar salvo que se encuentre una solución a corto plazo, es decir, la salida del serbio del equipo. Su descarte ante el Gran Canaria en el Circuito Movistar de Granada fue una declaración de intenciones por parte de Plaza. Pero ojo, conviene no despreciar a un jugador que fue el mejor pívot de la Eurocup y baluarte en varias fases de la pasada temporada, máxime cuando Shermadini está recién aterrizado y viendo que la adaptación de Augustine va más lenta de lo esperado.

Los rivales

La pretemporada ha servido para calibrar el potencial del Unicaja, pero también el de sus rivales, españoles y europeos. El Valencia no ha hecho el superequipo que se esperaba, a pesar de que es muy bueno, el Barcelona es un melón por abrir después de tantos cambios y el Madrid da la sensación de que le falta algo, además de Llull. A nivel internacional ha habido una fuga a la NBA de los mejores talentos y, a pesar de que el Unicaja es el tercer presupuesto más bajo de la Euroliga, da la sensación que la distancias con los grandes equipos se han acortado sin los fichajes estelares de años atrás. Quizá sea por las sensaciones positivas que ha generado en un verano que ya se acabó.

Fotos

Vídeos