La épica tapa los problemas del Unicaja (87-86)

Nedovic lucha por controlar el balón. /Francis Silva
Nedovic lucha por controlar el balón. / Francis Silva

Gana en un final agónico al Andorra con un Salin estelar después de ir perdiendo por 19 puntos

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Cuando un partido se gana tras una gran remontada y en los segundos finales, a los aficionados les produce una gran alegría fruto de esa tensión acumulada y adrenalina generada durante todo el choque. Fue lo que les pasó a los pocos que acudieron ayer al Palacio de los Deportes y que vieron ganar al Unicaja en un agónico final al Morabanc Andorra (87-86).Remontó 19 puntos el conjunto malagueño después de 25 minutos sencillamente horribles. Tiró de épica y garra, y ese siempre es un menú que gusta al aficionado cajista, pero que no siempre es válido y más cuando te juegas la temporada a una carta contra equipos que van a pelear por el título de liga. La sensación final es buena, pero el balance general del partido de ayer es preocupante.

El Andorra jugó mejor, pero no supo rematar su victoria. Se atascó contra una defensa zonal durante casi 15 minutos y se encontró con un Salin sublime que firmó el mejor partido desde que juega en España. Y a pesar de todo, incluso pudo ganar, de no haberse ofuscado con un trío arbitral que repartió malas decisiones para los dos equipos en un final de encuentro no apto para cardíacos. Y la victoria no fue completa, porque el Unicaja no recuperó el 'average' particular con su rival, por lo que ahora está obligado a ganar el jueves al Joventut para mantener la sexta plaza.

87 Unicaja

McCallum (13), Milosavljevic (2), Nedovic (6), Brooks (19), Augustine (8) -cinco inicial-, Okouo (0), Díaz (0), Salin (26), Diéz (1), Shermadini (0), Waczynski (4) y Suárez (8).

86 Andorra

Blazic (13), Stevic (6), Albicy (15), Diagne (11), Walker (17) -cinco inicial-, Fernández(8), Iverson (8), Jankovic (0), Shuma (3), Jelínek (3), Sanè (2) y Colom (0).

parciales.
21-26, 19-22, 19-20 y 29-18.
árbitro.
Jiménez, Martínez y Sánchez Monserrat.
cancha.
Partido correspondiente a la trigésima tercera jornada de la Liga Endesa disputado en el Palacio de los Deportes José María Martín Carpena de Málaga ante 5.870 espectadores.

El Unicaja repitió errores. Su juego vuelve a ser espeso, con demasiados fallos y carente de frescura. Volvió a hacer aguas en defensa y padeció en el rebote, sus señas de identidad. Sólo reaccionó cuando estaba al borde del precipicio. La épica tapó unos problemas que siguen ahí. Cara al futuro, ojalá el chispazo final de ayer sirva para prender la llama de un equipo que está lejos de lo que ofreció no hace mucho.

Mal desde el comienzo

No hizo falta esperar demasiado para comprobar que nada había cambiado en el juego del Unicaja, y eso no era una buena noticia. Una semana después de claudicar en Málaga ante el Zaragoza, el equipo de Plaza seguía con una defensa endeble y dudas en ataque. Del 9-9 de los primeros instantes de tanteo, se pasó a un 9-16 con el tercer triple de Walker y los murmullos comenzaron a aparecer en las gradas del Carpena. Sólo Brooks pudo mantener a su equipo en el partido con una serie perfecta de cuatro lanzamientos que permitieron equilibrar el choque (17-19), pero el Unicaja carecía de consistencia y cerró un mal primer cuarto perdiendo 16-21.

Las cosas fueron a peor porque la intensidad defensiva del Unicaja aumentó de forma importante. Al Unicaja le costaba un mundo encontrar el camino de la canasta. Jaime Fernández fue el estilete del equipo visitante que elevó su renta hasta el 27-36. Surgieron los primeros pitos en la grada ante la facilidad con la que el Andorra anotaba. El regreso de Nedovic apaciguó los ánimos, pero no fue el remedio necesario y el Unicaja llegó al descanso perdiendo 40-48 con el rival doblándole en asistencias y casi en rebotes.

No hubo reacción tras el descanso. Todo lo contrario. Los problemas del Unicaja aumentaron de forma preocupante, tanto como la ventaja del Andorra, que alcanzó los 19 puntos (42-61) después de un parcial de 2-13. Brooks, de nuevo, mantenía a su equipo en el partido y evitaba la fractura, pero Plaza lo sentó y eso enfadó al público. No le quedó más remedio al técnico que devolverlo a la pista poco después. Plaza tomó otra decisión. Ordenó una zona que acabó siendo definitiva. Con este sistema defensivo, el cuadro malagueño se protegió, frenó el ataque de su rival y llegó al último cuarto perdiendo sólo por nueve, 59-68.

El cruce con el Valencia se complica tras el triunfo del Barcelona

El Barcelona se impuso ayer al Valencia por 70-71, por lo que reforzó su tercera posición en la Liga ACB. De este modo, el cuadro azulgrana aseguró esta posición algo que afecta al Unicaja, que tiene muchas opciones de ser su rival en cuartos de final. En el cuadro malagueño se deseaba un duelo con el Valencia porque, de ganarlo, se eliminaba al rival más directo por una plaza en la Euroliga. Sin embargo, ahora este enfrentamiento de sexto, el Unicaja, con el cuarto, el Valencia, no es posible a falta de una jornada. Hoy hay que estar pendiente del Estudiantes-Gran Canaria, que es quinto.

La zona fue demoledora para el Andorra. McCallum y Salin lanzaron al Unicaja que a cinco minutos del final ya había confirmado la remontada y ganaba 76-73 con el finlandés absolutamente desatado ya en los 23 puntos. Un nuevo triple de Salin pareció sentenciar el partido con tres minutos por delante y una renta ya de ocho puntos, 83-75, pero el Unicaja recibió de su misma medicina. El Andorra comenzó a defender en zona y esto frenó al equipo malagueño. El partido entró en el último minuto empatado después de que Albicy anotase tres tiros libres a falta de 15 segundos para el final (86-86). En el intercambio de tiros libres, McCallum y Suárez se empeñaron en complicar las cosas. El madrileño, el más fiable del equipo desde la línea de personal, falló tres y el base sólo anotó uno. Por el camino los árbitros señalaron una dudosa falta de Albicy sobre Salin en ataque, que fue muy protestada por los visitantes. Con un segundo por jugar, Suárez taponó el triple de Jaime Fernández y evitó la victoria visitante, 87-86.

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos