El Unicaja hipoteca la temporada

El Unicaja hipoteca la temporada

Complica sus opciones de ser cabeza de serie tras volver a perder un final igualado y ahora tendrá que luchar por un puesto en los ‘play-off’

JUAN CALDERÓN
89 Betis

88 Unicaja

El Unicaja cerró una semana de máxima exigencia de la peor manera posible. El conjunto que dirige Joan Plaza sufrió un batacazo enorme al caer derrotado ante el Betis Energía Plus, penúltimo clasificado de la Liga Endesa, por 89-88. El equipo malagueño jugó un mal partido, especialmente en la primera parte, careció del rigor defensivo que lo caracteriza y dependió en exceso de los lanzamientos de tres. La derrota complica mucho la posibilidad de ser cabeza de serie en la fase por el título y, lo que es peor, el Unicaja tendrá que hilar muy fino si no quiere incluso complicarse la vida para acabar entre los ocho primeros y disputar el 'play-off'.

El comienzo del encuentro fue calamitoso para el cuadro malagueño por mucho que en el primer minuto ganaba 0-5. La ilusionante puesta en escena derivó en un desastre organizativo con ataques espesos, sin lógica y malas selecciones de tiro. Todo esto benefició a un Betis, que sin hacer nada del otro mundo logró canastas fáciles y se colocó 17-10 en un abrir y cerrar de ojos. Plaza tuvo que echar mano de Nedovic más pronto de lo que seguramente le habría gustado, también de Augustine e incluso del recién llegado, Livio Jean-Charles, que fue de lo mejor del Unicaja en un primer cuarto horrible (24-17). Sólo en los últimos instantes, el cuadro malagueño mejoró su lento balance defensivo y empezó a competir. Las siete pérdidas, el 2/6 en triples y el hecho de que sólo diese una asistencia, evidenció el mal juego del conjunto de Plaza.

El Unicaja recurrió a los triples, tres seguidos, para salir de una situación complicada. Los aciertos dieron confianza a los jugadores cajistas que mejoraron también en defensa. Nedovic empezó a producir, tanto anotando como asistiendo a sus compañeros tras generarles ventajas. Conectó perfectamente con el Jean-Charles, que, aunque cansado, tuvo en estreno muy positivo. A los 16 minutos, una canasta y adicional del francés puso al Unicaja por delante (32-33). Aunque Golubovic castigaba los desajustes del recién llegado con unas ayudas demasiado largas, el Unicaja llegó a tener seis puntos de renta (35-41), que se quedaron en dos después de dos malos ataques (39-41).

La segunda parte comenzó con un formidable intercambio de triples por parte de los dos equipos. Cinco seguidos enlazó el Unicaja y tres el conjunto sevillano. Con Nedovic (2) y Waczynski (3), enchufados, parecía que el partido se podía romper cuando el cuadro malagueño volvió a estirarse en el marcador (49-55). Sin embargo, la gran actuación ofensiva del alero polaco se transformaba en un desastre en defensa. Blake Schilb le hizo trece puntos de todas las maneras. De este modo, el Unicaja no pudo escaparse porque, además, su defensa volvía a ofrecer síntomas de cansancio. Así, al último cuarto se llegó con un peligroso empate a 65 para los intereses del Unicaja.

Alberto Díaz mantuvo al Unicaja en la pelea por la victoria con sus triples en los minutos finales

La tendencia del choque a favor del conjunto sevillano se confirmó en los siguientes minutos. El Betis, con más intensidad, actitud y energía, alcanzó los seis puntos de renta en el minuto 33 (73-67). Plaza tuvo que parar el partido y ordenó a sus jugadores defender en zona para tratar de ganar algo de seguridad. El efecto del cambio fue inmediato, pues frenó las canastas fáciles de los locales. Como antes, el Unicaja recurrió a los triples con un Alberto Díaz sobresaliente. Plaza, además echó mano de Milosavljevic, inédito hasta el momento, para frenar a Schilb. Todo esto trajo una nueva ventaja en el marcador, aunque mínima (76-79).

Los últimos minutos fueron de la máxima tensión. Díaz y Waczynski seguían sumando de tres en tres, pero también el Betis con jugadas de canasta y adicional (85-86, a 44 segundos). Con el partido en un puño, Schilb, ahora defendido por Brooks logró la última canasta del partido a falta de 11 segundos. En el último ataque, el Unicaja movió el balón que acabó en manos de Milosavljevic, quizá el jugador menos indicado para jugarse un triple que no entró (89-88).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos