CHARLES DARWIN Y BENJAMIN BUTTON

BERNI RODRÍGUEZ

Yo siempre he sido muy de Michael Jordan, de Jason Kidd o, siendo más cercanos, de Nacho Rodríguez, pero es que también lo he sido muy de Charles Darwin. Me explico. Lo que quiero decir es que siempre he estado muy interesado en temas científicos y especialmente en la Teoría de la Evolución del gran naturalista y científico inglés.

A mitad del siglo XIX planteó la idea de la evolución biológica a través de la selección natural. Básicamente lo que defendía es que aquellos miembros de una población con características menos adaptadas (según lo determine su medio ambiente) morirán con mayor probabilidad. Entonces son los individuos con mejores capacidades los que tengan más opciones de sobrevivir.

Extrapolando esto al tema que nos incumbe en esta columna y en este caso hablando de niños, serán solo los jugadores mejor física y técnicamente dotados los que podrán continuar en busca de un lugar en el mundo profesional. Los demás, la mayoría, no podrán hacerlo. Por cada chico o chica que tenga una oportunidad en la élite, habrá cientos que queden por el camino. Suena cruel, pero es que lo es, igual que la naturaleza.

Lo mismo les ocurre a los jugadores profesionales cuando van cumpliendo años. Por estricta necesidad se deben amoldar a unas nuevas circunstancias, a un nuevo medio cuando su físico empieza a empeorar por el paso inexorable del tiempo. Con muchos kilómetros en las piernas e infinidad de muescas en forma de lesiones, tienen la obligación de modificar y adaptar su juego a las 'nuevas reglas' de su cuerpo. Y en este punto de la carrera de un veterano, es cuando se aplica la selección natural; sólo los que consigan aclimatarse podrán prolongar su vida deportiva y ayudar a sus equipos en diferentes facetas del juego.

Algunos parecen como el protagonista de la película de Benjamin Button, donde Brad Pitt hace de un tipo que va 'descumpliendo' años. Albert Oliver, Mumbrú, Savané, el gran Ginóbili o cualquiera de la generación del 80, parecen haberse caído en la marmita de la eterna juventud. Pues que no les engañen, que son viejetes, algunos mucho, lo 'único' que han hecho muy bien es adaptarse a las nuevas circunstancias del medio.

Fotos

Vídeos