El círculo se cierra un año después

Los jugadores del Unicaja levantan el trofeo de la Eurocup en la pista del Valencia el 5 de abril del año pasado. /SUR
Los jugadores del Unicaja levantan el trofeo de la Eurocup en la pista del Valencia el 5 de abril del año pasado. / SUR

El Unicaja concluye su participación en la Euroliga en el aniversario de la gesta de la Eurocup

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

La consecución de un título es algo tremendamente complicado en el deporte de alto nivel. Representa el colofón al trabajo de todo un año y suele premiar la regularidad. Posiblemente el Unicaja no fue el mejor equipo de la Eurocup la pasada temporada, pero sí fue el que mejor estuvo en el momento clave, el que supo competir mejor y, lo más importante, el que no se rindió. Superó tres eliminatorias en contra para acabar levantando el título hace hoy justo un año en la pista del Valencia en un final de partido memorable. Aquella gesta tuvo como premio añadido el regreso a la Euroliga. Una reivindicación en toda regla demostrando así que nunca debió salir del selecto club de los mejores equipos del continente. El disfrute de ese privilegio temporal llega hoy a su fin en la pista del Fenerbahçe. Se cierra así el círculo del mismo modo que comenzó la temporada con los vigentes campeones continentales de la Eurocup y la Euroliga frente a frente.

Noticias relacionadas

Un año después, todavía resulta complicado explicar cómo el Unicaja logró ganar el segundo título europeo de su historia. A comienzos de año, las dudas se cernían sobre un grupo irregular, que decepcionó en la Copa y que en la Liga no terminaba de carburar. Los rumores sobre el futuro de Plaza estaban a la orden del día y se vislumbraba el final de una etapa en el club malagueño. La Eurocup se convirtió en el refugio de un técnico y unos jugadores por los que pocos apostaban. El primer escollo hacia el título era el más complicado, el Bayern Múnich. El conjunto alemán era el gran favorito junto al Valencia, y pese a ganar el primer choque, claudicó en los dos siguientes. Luego le tocó el turno al Lokomotiv Kuban, que resultó ser un rival más accesible de lo esperado y al que el Unicaja ganó con un 2-0 y, por último, el gran favorito, el Valencia.

Última bestia negra

El conjunto naranja era la última bestia negra del equipo malagueño. Le había ganado los seis partidos previos a la eliminatoria por el título, que fueron siete después del primer choque de la final. Parecía imposible que el Unicaja doblegase a un rival perfectamente conjuntado y que hacía el mejor baloncesto de Europa. Tras perder en Valencia el primer duelo, Jamar Smith fue el héroe del segundo choque al lograr 25 puntos. En el enfrentamiento decisivo, todo se complicó por la expulsión de Omic a falta de doce minutos y todo parecía perdido con 13 puntos abajo a ocho minutos del final. El Unicaja, con Nedovic tocado, dio un recital de cómo defender para acabar secando a un rival que fue pasto de sus propios miedos.

El título conquistado en la pista del Valencia fue una inyección de energía para el club malagueño y su afición

Más allá del éxito deportivo, las eliminatorias de los ‘play-off’ de la final permitieron a los aficionados malagueños revivir la pasión por competir por un título con llenos consecutivos en el Palacio de los Deportes y un formidable ambiente. Se pudo apreciar la conexión entre el equipo y su hinchada con los dos desplazamientos de aficionados a Valencia en autobús, y, mucho más, en el increíble recibimiento de madrugada con más de 1.500 personas en el aeropuerto de Málaga. Fue quizá este el momento más emotivo de las celebraciones que continuaron al día siguiente por las calles de una Málaga entregada a su equipo.

Otra lectura no menos importante fue la reafirmación de Unicaja Banco, patrocinador principal del equipo, y la Fundación Bancaria, propietaria del club, de su apuesta por el baloncesto. El título ‘les obligó’ a aumentar su aportación económica para elevar el presupuesto y mantener el bloque del equipo campeón para poder competir en la Euroliga de la que el Unicaja se despide hoy después de una digna participación. Ahora el desafío es el mismo, volver a estar entre los mejores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos