El club, pendiente de un apoyo extra de la Fundación para optar a Liga Femenina 2

La renuncia Distrito Olímpico y Les Corts abre una puerta al club cajista, que tendría que afrontar un gasto extra muy considerable

J. CALDERÓN MÁLAGA.

El Unicaja deberá decidir en los próximos días el futuro de su equipo sénior femenino. Tras quedarse a las puertas del ascenso a Liga Femenina 2 en la fase final disputada en Los Guindos, en la que el Asisa Alhaurín de la Torre sí consiguió este objetivo, ahora se abre la posibilidad de promocionar en los despachos.

La alternativa surge tras la renuncia a la segunda categoría nacional de dos equipos: Distrito Olímpico y Les Corts, aunque el sistema para cubrir este tipo de vacantes se rige por inscripción y no por cuestiones deportivas u ofrecimientos. En este sentido, el Unicaja terminó segundo de la fase de ascenso celebrada en Málaga, justo por delante del Adareva, equipo canario que sí ha solicitado su inscripción en esta categoría si se producen vacantes, como es el caso, categoría en la que ya militó temporadas atrás.

Más allá de la siempre evidente atracción que supone tener un equipo en una categoría superior, desde el Unicaja se insiste en que hay que medir los pasos. El primero y más evidente es el económico. Un equipo en la segunda categoría del baloncesto nacional implicaría un coste de mínimo 180.000 euros, aunque hay quien indica que podría ser más dinero. En el ejemplo más cercano y próximo es el Asisa Alhaurín, que se está moviendo en esos parámetros. Un apoyo extra de la Fundación Bancaria, principal promotora de la sección femenina del club, sería imprescindible para afrontar el salto de categoría, según se indica. Y luego está la lectura deportiva. El Unicaja femenino es un equipo muy joven y la Liga Femenina 2 exigiría varios refuerzos, por lo que hay voces que apuestan por dejarlo madurar un año más en Primera Nacional e intentarlo la próxima temporada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos