Los clubes frenan la revuelta de los ‘grandes’ con un acuerdo para reducir la Liga Endesa

Los jugadores representantes de los 18 equipos de la ACB, con Portela, Lete y Fernández Torres. / ACB
Enviado especial. Madrid

Esta temporada y la siguiente sólo habrá un ascenso para que, a partir de 2019, la ACB pase a contar con 16 equipos

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

La presentación de la Liga Endesa que se celebró ayer en Madrid tuvo algunos aspectos que evidenciaron el clima de crispación que se vive actualmente en la ACB. Llamó la atención que no interviniera en ningún momento el actual presidente de la ACB, Francisco Roca. Hay que recordar que Roca, que llegó al cargo en 2014, presentó el pasado mes de agosto su renuncia al cargo, que se hará efectiva el 22 de noviembre. Sí habló el secretario de Estado para el Deporte, José Ramón Lete, y lo hizo para darles un tirón de orejas a los clubes. «Están siendo unas semanas intensas en las canchas y en los despachos. Sólo espero que en los despachos estemos a la altura de lo que conseguimos en las canchas. Quiero que seamos valientes en las decisiones que tomemos», dijo.

En el trasfondo de todo está el cisma que hay entre los clubes de Euroliga y el resto; el Unicaja se alió con Real Madrid, Barcelona y Baskonia para liderar cambios profundos en la ACB, entre ellos la reducción de equipos, algo que no se logró esta temporada. Estos equipos incluso pusieron sobre la mesa la opción de dejar la ACB y crear una nueva liga privada. La medida de presión surtió efecto y ayer la asamblea de clubes aprobó una serie de cambios de calado para el futuro de la competición española. El más importante es que la Liga Endesa pasará de los 18 equipos actuales a 16 a partir de la temporada 2019-2020. Para ello, esta temporada y la próxima habrá dos descensos y un solo ascenso procedente de la Liga LEB. La próxima campaña habrá por tanto 17 equipos (de nuevo número impar), y la siguiente, ya los definitivos 16. A partir de ahí sólo habrá un ascenso y un descenso cada año para mantener esa cifra.

Con este acuerdo, los clubes logran frenar la revuelta de los ‘grandes’, aunque el Baskonia y el Barcelona no votaron ayer a favor de los cambios. La asamblea aprobó un «compromiso de estabilidad por los próximos siete años» que evitaría esa propuesta de crear una nueva liga privada y también pone el foco en las cuentas de los clubes. Se mantienen los criterios actuales de reparto económico entre los clubes, pero se establecen medidas de control económico-financiero recomendadas por el Consejo Superior de Deportes para los clubes de la ACB, incluido el equipo que ascienda de la LEB Oro. Este era otro de los caballos de batalla de los clubes de Euroliga, ante la falta de viabilidad económica mostrada por algunos miembros de la ACB.

Los clubes también acordaron crear una comisión que en las próximas semanas decidirá el perfil, proceso y metodología para escoger al nuevo presidente de la ACB, un asunto peliagudo, ya que habrá que buscar un nombre de consenso para liderar una época de cambios en el baloncesto español.

La FEB también cuenta

El nuevo marco de futuro de la Liga Endesa, con menos equipos, tendrá que contar con el apoyo de la Federación Española de Baloncesto, que regula la LEB Oro y los ascensos deportivos a la ACB. El presidente, Jorge Garbajosa, tendrá que dar el visto bueno a esta reducción de 16 equipos, en un momento en el que las relaciones entre la FEB y algunos clubes no pasa por su mejor momento, en parte por culpa de las famosas ventanas de la FIBA para disputar los partidos clasificatorios del Mundial.

La Federación Española quiere que los jugadores de Euroliga (Alberto Díaz o Dani Díez, en caso del Unicaja) jueguen partidos con la selección española durante la temporada, algo que los clubes no ven con buenos ojos. Ese apartado puede ser un arma de negociación para llegar a un pacto entre las partes, ya que los acuerdos de la asamblea de la ACBno servirán para mucho si no son ratificados por la FEB y el CSD.

Fotos

Vídeos