Clubes y jugadores, forzados a un acuerdo de última hora para poder celebrar la Copa del Rey

Eduardo García, presidente del Unicaja./SUR. Archivo
Eduardo García, presidente del Unicaja. / SUR. Archivo

El presidente del Unicaja, Eduardo García, se reunió ayer con la plantilla y la ACB asegura tajante que la cita de Gran Canaria «se va a jugar»

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Si el baloncesto español y europeo no tenían ya suficientes conflictos –pugna entre la FIBA y la Euroliga, quejas sobre los calendarios, problemas de ascensos y descensos que se resuelven en los despachos, vacío de poder en la ACB...–, ahora las dudas llegan a una de las competiciones más apasionantes del continente, la Copa del Rey. «No creo que seamos tan irresponsables, porque ya el baloncesto tiene muchas guerras», decía ayer con criterio Luis Casimiro, entrenador del Gran Canaria. La huelga de jugadores convocada por la Asociación de Baloncestistas Profesionales (ABP) por la falta de acuerdo con la ACB en la renovación del convenio colectivo, y con el fondo social que recibe la ABP como principal punto de desencuentro, a puesto patas arriba al baloncesto nacional. Ayer viernes no hubo avances en la negociación entre ambas partes, más bien al contrario. Clubes y jugadores están forzados a llegar a un acuerdo de última hora para frenar la huelga y celebrar sí la Copa de Gran Canaria. En los precedentes de convocatorias de huelga que ha vivido la ACBen épocas anteriroes –la última en 2013– siempre ha habido un pacto ‘in extremis’ para evitar paralizar la competición.

Los diferentes clubes participantes en la Copa del Rey se pusieron en contacto con sus jugadores para intentar aclarar algo su posición. El presidente del Unicaja se reunió con la plantilla antes de que partiera de viaje hacia Vitoria; Eduardo García les explicó los términos de la negociación desde el punto de vista de la ACB y les recordó a los jugadores los perjuicios que supondrían para el club una huelga en plena Copa del Rey, aunque se respetara la decisión individual de cada jugador.

Los jugadores del Unicaja, tras reunirse esta semana con Rafa Jofresa, secretario general de la ABP, dijeron el jueves públicamente que apoyarán la huelga.

La ACB, contundente

Por la tarde, fue la ACB la que evidenció la distancia de posturas entre ambas partes de la negociación. «La Copa del Rey se va a disputar. Esperamos que sea con total normalidad, pero si es necesario aplicando todas las medidas que estén a nuestro alcance», garantizó aeyrla asociación de clubes de clubes. «La ABP es la única responsable de la incertidumbre y de los perjuicios que está causando a los seguidores, los clubes, la sede y los patrocinadores del evento», decía su secretaria general, Esther Queraltó.

No tardó en responder la otra parte del conflicto, la ABP, en otro comunicado diciendo que la ACB «busca la desprotección del jugador», al no aceptar el pago íntegro del fondo social. Ese cruce de comunicados no parece desde luego un punto de partida para un acuerdo. La huelga está fijada para el próximo miércoles 14, el día que los equipos tienen que viajar a Gran Canaria. Hará falta un acuerdo de última hora para que todo transcurra con normalidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos