Una columna vertebral completa para el nuevo Unicaja

Augustine y Brooks, en la pretemporada. /Unicaja B. Photopress
Augustine y Brooks, en la pretemporada. / Unicaja B. Photopress

El club, ante el desafío de reinventarse por las salidas de Nedovic, McCallum, Brooks, Augustine y la probable de Waczynski, los jugadores más utilizados

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

El Unicaja de la próxima temporada será muy distinto al actual. Reemplazar al quinteto más utilizado por Joan Plaza es el gran reto de la dirección deportiva que encabeza Carlos Jiménez. Las salidas de McCallum, Nedovic, Brooks, Augustine y la posible de Waczynski obligan a una remodelación no deseada.

Aunque desde el club se insistió durante buena parte de la temporada de la idoneidad de dar continuidad a un bloque consolidado de jugadores, la realidad ha dado al traste con este idea. La pérdida de la plaza en la Euroliga es un revés difícil de encajar para mantenerse como un destino atractivo, por mucho que se mantenga un gran presupuesto y el máximo rigor en los pagos.

Se da por seguro que McCallum, Nedovic, Brooks y Augustine no seguirán en Málaga y se mantiene la duda de Waczynski, sobre el que decidirá el nuevo entrenador. Cada caso es distinto. El base no convenció en ningún momento, pese a que asombró en la pretemporada. Nedovic maneja ofertas de los mejores equipos de Europa, la más destacada la del Milán, y aunque el club podría ampliarle el contrato, él también podría romper la vinculación abonando una cantidad. Brooks acaba contrato y tiene ofertas de varios equipos, con el Milán también al acecho. Por último, Augustine no continuará al dispararse su cotización. Waczynski es el único de este quinteto titular que podría seguir, pero no está nada claro, máxime tras la renovación de Dani Díez y con Milosavljevic con contrato.

En las últimas temporadas, el Unicaja mantuvo el grueso de este quinteto preferido, pues tanto el alero polaco, como Nedovic y Brooks, continuaban de los dos anteriores ejercicios. Ahora la reconversión vuelve a ser demasiado grande y puede tener un impacto importante en el equipo si no se acierta en las contrataciones. Se ha hecho un primer movimiento con Mike Tobey, pívot del Tenerife que ha sido una de las revelaciones de la temporada, pero no será fácil por el interés de otros equipos. En el resto de posiciones las cosas van más lentas.

Pérdida de talento

Lo que sí es claro es que el Unicaja ha perdido una gran dosis de talento. Con la marcha de estos cinco jugadores, a Waczynski siempre hay que poner una interrogante, y eso conviene tenerlo en cuenta. Uno por uno, son los hombres más desequilibrantes en sus puestos de la plantilla, también los que más puntos aportan, de ahí la importancia, otra vez, de acertar en los recambios.

Las habituales transformaciones veraniegas del Unicaja ya no son una sorpresa y esto no es una buena señal. A la vista está que los proyectos más consolidados en la Liga en las últimas temporadas (Real Madrid y Valencia) son los que han mantenido un bloque de jugadores apuntalándolo con retoques puntuales, en el caso de los blancos gracias a su enorme potencial económico. En esta línea, el Unicaja tiene con contrato a Suárez, Díez, Díaz, Milosavljevic y Shermadini, además de Okouo y Soluade. Todavía tendrá que decidir sobre Salin, aunque todo apunta a que continuará. Es un buen grupo, pero sin el talento de sus compañeros salientes. Alrededor de ellos, el director deportivo, Carlos Jiménez, deberá edificar un proyecto que sólo tendrá como objetivo regresar a la Euroliga. Será con un equipo casi nuevo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos