Demasiado fácil para el Unicaja (64-74)

Pascu Mendez y EFE

Impone su defensa en la pista de un errático Murcia, con Nedovic y Brooks como destacados

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

La pretemporada se extendió una semana más para el Unicaja en la pista del Murcia, donde tuvo el estreno deseado en la Liga ACB. Dominó con su defensa a un rival del que se esperaba más y que acabó desfigurado por el buen juego colectivo del conjunto malagueño. De poco le ha servido al UCAM Murcia ser el equipo que más partidos de preparación jugó antes del campeonato. Todo lo contrario que el Unicaja, que dio muestras de solvencia y de haber tapado el déficit defensivo que arrastraba desde hace unas semanas. La diferencia entre los dos equipos fue tal, mucho más de la que refleja el marcador (64-74), que tampoco se pueden extraer grandes conclusiones.

Más información

Sin embargo, hay aspectos que hablan por sí solos, como la jerarquía predominante de Nedovic en este equipo. Todo cambia cuando el serbio está en la pista, tanto por su capacidad anotadora, gracias a ese nivel de confianza total que le da el sentirse como la referencia, como el gran poder de atracción que genera y que, por ejemplo, le permite repartir más el juego hasta acabar como el mejor pasador. Y eso que Nedovic no fue el mejor ayer, honor reservado para un Jeff Brooks que en su segunda temporada en Málaga parece haber alcanzado ese nivel de confianza que la campaña anterior le encogía el brazo cuando todos sabían que podía ofrecer más. Ayer fue el máximo anotador, reboteador y jugador más valorado del equipo.

64 Universidad Católica de Murcia Club Baloncesto

(11+13+19+21): Kloof (4), Oleson (15), Rojas (4), Soko (9) y Tumba (2) -cinco inicial-, Álex Urtasun (5), Benite (8), Hannah (5), Delía (9) y Lukovic (3).

74 Unicaja de Málaga

(17+16+22+19): Alberto Díaz (9), Salin (11), Milosavljevic (2), Brooks (15) y Augustine (7) -cinco inicial-, Okouo (-), McCallum (7), Soluade (-), Nedovic (12), Shermadini (2), Waczynski (2) y Carlos Suárez (7)

Árbitros:
Juan Carlos García González, Juan de Dios Oyón Cauqui y Martín Caballero Madrid. Eliminaron por cinco faltas personales al local Kloof en el minuto 35.
Incidencias:
Partido correspondiente a la primera jornada de la Liga Endesa de baloncesto que se disputó en el Palacio de los Deportes de Murcia ante 5.535 espectadores.

Los veteranos lideraron a un Unicaja en el que algunos de los nuevos confirmaron ese rol de todoterrenos que tendrán. Salin es un buen ejemplo. Anotó en el comienzo del choque y luego secó a Oleson. Sin el brillo ofensivo del finlandés, el mismo papel tendrá Milosavljevic. El serbio dio un ‘clinic’ defensivo en sus primeras acciones en su estreno oficial como jugador del Unicaja, a pesar de ir todavía con una marcha menos que el resto.

Ambos formaron de inicio en un quinteto ultradefensivo que ideó Plaza y que completaron Alberto Díaz, Brooks y Augustine y que en la primera parte secó al errático ataque murciano (24-33). Tras las concesiones defensivas de la pretemporada, el técnico catalán quiso controlar el choque en todo momento para no dar aire al Murcia.

El dominio del rebote y el acierto en los triples permitieron al cuadro malagueño mandar en el choque en todo momento. En los primeros diez minutos, el Unicaja anotó tres tiros libres y cuatro triples; es decir, sin canastas de dos, en parte por un desacertado Shermadini (11-17).

Por suerte, el georgiano logró los primeros puntos del segundo cuarto para abrir un parcial de 0-7 que elevó la renta cajista a los 13 puntos (11-24, min. 13). Hasta ese momento, el Murcia acumulaba un lapidario 1/6 en triples. La ausencia de Faverani y la superioridad de los pívots del Unicaja obligaron a los locales a insistir en el lanzamiento exterior. Los de Ibon Navarro aprovecharon tres pérdidas del Unicaja y el descontrol que se apoderó del partido para acercarse en el marcador con los triples de Soko y Benite (22-28). Fueron momentos de dudas en el Unicaja, que se vio beneficiado por el mal juego del Murcia para llegar al descanso con una renta holgada (24-33).

Opinión

Nada cambió tras el intermedio, con Nedovic ejerciendo como líder y ampliando la renta hasta el 26-40 después de un nuevo triple. También se dejó ver Milosavljevic, con un impresionante mate, mientras que Brooks fue la otra gran referencia ofensiva con un despliegue de facultades físicas y recursos. El encuentro parecía controlado con 35-50 en el marcador a falta de tres minutos para el final del cuarto. Sin embargo, el Unicaja dio facilidades a su rival, con tres pérdidas absurdas. McCallum ha demostrado un gran talento, pero ha vuelto a comprobar que en la Liga ACB la exigencia es máxima. El Murcia se situó a sólo siete puntos (43-50) y Plaza tuvo que parar el partido. Dos buenas acciones de Alberto Díaz, primero con una ‘alley oop’ para Augustine y luego, con un triple, frenaron la reacción local (43-55).

 El claro control que ejercía el Unicaja provocó que la tensión del mismo bajase. Plaza aprovechó la dinámica favorable para darle minutos a McCallum, pero el estadounidense no los aprovechó. El Murcia pareció bajar los brazos y el equipo malagueño jugó muy cómodo. Conviene resaltar que la defensa cajista fue brillante, al margen del mal día del Murcia en ataque, pues llevó las posesiones de su rival al límite forzando malos lanzamientos.

Fotos

Vídeos