La condena de los finales ajustados

La derrota del jueves ante el Baskonia complica el pase a la siguiente fase. /Salvador Salas
La derrota del jueves ante el Baskonia complica el pase a la siguiente fase. / Salvador Salas

El Unicaja ya lleva seis partidos perdidos por una canasta, la mayoría en Euroliga

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

«Cuando ganas o pierdes por una canasta, lo has merecido tanto como el rival y son los pequeños detalles los que decantan. Puede pasar cualquier cosa». Esto decía ayer Joan Plaza justo tras la derrota del Unicaja ante el Baskonia por 83-85. En un tremendo esfuerzo, el conjunto malagueño logró empatar el partido a menos de seis segundos, pero Timma anotó bajo el aro la canasta definitiva gracias a varios errores de la defensa local.

Al conjunto malagueño le está faltando serenidad y fortuna para cerrar los partidos que entran en el último minuto con un marcador igualado

Volvía a salir cruz en un final de partido muy igualado, en el que el cuadro malagueño llegaba al último minuto con opciones de victoria. No es la primera vez que ocurre esta temporada, en la que los hombres de Plaza están sufriendo una peculiar condena en los partidos con finales ajustados. En lo que va de campaña ya han sido seis las derrotas sufridas por una canasta de diferencia, es decir por dos o tres puntos de margen. Se compite hasta el final, se logra rozar la victoria, pero la moneda termina cayendo del lado del rival en demasiadas ocasiones.

El ‘play-off’ europeo ya está a tres victorias

La victoria de ayer del Maccabi en la pista del Milán por 102-111 aleja un poco más los puestos de ‘play-off’ de la Euroliga para el Unicaja. El conjunto de Israel ocupa la octava plaza con 11 victorias, tres más que el cuadro malagueño. Quedan 10 jornadas y el corte el año pasado estuvo en 16 victorias. El rival de la próxima semana es el Khimki en Moscú, que ayer cayó en la pista del Valencia (85-83). El Barcelona sufrió una nueva derrota, esta vez ante el Fenerbahçe (86-82).

Al Unicaja le está faltando madurez, serenidad y en algunas ocasiones fortuna para cerrar estos partidos. De los que seis que se han perdido así –dos veces contra el Zalgiris, dos contra el Baskonia, una contra el Bilbao y otra contra el Valencia–, cuatro de ellos han sido en la Euroliga, lo que hace que la clasificación para los ‘play-off’ sea ya muy complicada. El del jueves fue especialmente doloroso, ante un rival directo como el Baskonia. También lo fue el de la primera vuelta en casa ante el Zalgiris; remontó y forzó la prórroga el cuadro local, pero permitió en una posesión de 1,9 segundos que Ulanovas metiera la canasta final. Dos casos en los que una mala defensa terminó costándole el partido al cuadro malagueño.

Tampoco supo resolver en ataque cuando tuvo la bola de partido, como en el Unicaja-Valencia de enero –la última posesión de 4,7 segundos terminó con un mal tiro de Augustine a media vuelta– o en la visita a Kaunas, con el tapón sobre McCallum que impidió la prórroga. En el lado opuesto de la balanza, el Unicaja ha conseguido vencer en tres ocasiones por dos o tres puntos. Lo hizo en la primera jornada de la Euroliga ante el Fenerbahçe, tras una épica remontada, un último cuarto casi perfecto y un tiro final errado por Sloukas. También ganó en casa ante el Milán con un gran trabajo en los últimos cinco minutos (74-71) y en la pista del Barcelona (73-76), gracias a que Pressey falló el último triple para impedir que los locales consumaran la remontada.

Tendrá que mejorar el cuadro malagueño en la lectura de los finales del partido, especialmente ahora que llegan los momentos cruciales de la temporada y que los partidos estarán cada vez más igualados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos