Una derrota de las que duelen

Una derrota de las que duelen
Álvaro Cabrera

El Unicaja se queda sin fuerzas ante el Valencia y gestiona mal el final de un partido que tenía ganado

JUAN CALDERÓN y ÁLVARO CABRERAMálaga Fotos

El Unicaja vuelve a jugar mañana, pero la proximidad del trascendental partido contra el Obradoiro no impedirá que escueza la derrota que anoche dejó escapar ante el Valencia en un choque jugado de poder a poder. Perder así duele, porque el conjunto naranja, al que no hay que quitarle mérito alguno, ganó metiendo cuatro tiros libres. El equipo malagueño no supo gestionar la ventaja de cuatro puntos y posesión que tenía a falta de minuto y medio del final y cometió dos personales absurdas. El partido parecía bajo control, pero no es la primera vez esta temporada que el Unicaja llega al final en una situación similar. Sucedió ante el Brose Bamberg, también contra el Zalgiris y frente al CSKA. Esta vez fue evidente que el cansancio pasa factura. Fue patente en el estado que quedó Nedovic, motor de la remontada en el tercer cuarto. Sin él, el equipo cajista careció de la claridad de ideas suficientes para cerrar el partido.

El calendario y la exigencia de la Euroliga deparará muchas situaciones como la de ayer. Por eso duele perder un partido que estaba o parecía ganado. Y ahora lo que hay que esperar es que las consecuencias no vayan más allá del simple dato en la clasificación, porque en el encuentro de mañana, con la Copa en juego, ya no hay margen para el error.

El ‘quinto cuarto’ de este particular serial que han librado el Unicaja y el Valencia comenzó con un pulso entre los dos pívots del equipo en el que Dubljevic acabó ganándole la partida a Shermadini. El montenegrino fue la pieza por la que pasaron todos los balones ofensivos de su equipo. Si tenía opción de postear, anotaba con un gancho, y si su defensor recibía una ayuda para pararlo, sacaba el balón para un compañero. Hasta que el Unicaja no lo controló, no logró meterse en el partido y perdía 5-9. El conjunto malagueño sólo anotó dos canastas en cinco minutos. La respuesta llegó por medio de Shermadini, que le devolvió la moneda a Dubljevic, y con la entrada de Nedovic y McCallum, que le dieron más velocidad al juego. A pesar de todo, el primer cuarto acabó en tablas después de dos triples de los visitantes.

83 Unicaja

(19+29+21+14): Díaz (5), Salin (3), Shermadini (9), Waczynski (6) y Brooks (9)-cinco inicial-, Okouo (-), McCallum (10),Soluade (0), Díez (2), Nedovic (23), Augustine (8) y Suárez (8).

85 Valencia Basket

(19+20+26+20): Thomas (2), Van Rossom (15), Dubljevic (8), Green (6), Doornekamp (9) -cinco inicial- Puerto (0), Abalde (16), Rudez (0), Martínez (17), Pleiss (12) y Hlinason (-).

Árbitros:
Javor, Paternico y Panther. Bien. Señalaron falta técnica a Txus Vidorreta.
Incidencias:
Partido correspondiente a la decimosexta jornada de Euroliga disputado en el Palacio de los Deportes José María Martín Carpena de Málaga ante 7.500 espectadores.

Fueron precisamente el serbio y el estadounidense los protagonistas de los siguientes diez minutos. Nedovic estuvo perfecto y capitalizó el ataque del equipo malagueño con un repertorio de jugadas ya clásicas para la afición del Unicaja, pero que no dejan de sorprender por la plasticidad de las mismas. Sus puntos permitieron el primer estirón a los trece minutos (28-21). El conjunto que dirige Plaza había cambiado la dinámica del partido con un plus de energía. No importaron algunos despistes defensivos que permitieron alguna canasta fácil de Pleiss. McCallum recogió el testigo de Nedovic con unos minutos brillantes y cinco puntos seguidos. Todo funcionaba en el Unicaja y en una dinámica positiva, Plaza dio minutos a Soluade que respondió con una buena defensa sobre Green. Suyo fue el robo y la asistencia que permitió el mate de Brooks que cerró la primera parte (48-39).

Los mejores minutos

El Unicaja había olido la sangre y no importó el paso por los vestuarios. Recargó fuerzas y la puesta en escena fue la ideal para romper el partido. Las ayudas se sucedían en defensa, pudo correr y le entraron los triples. Un parcial de 8-0 lo disparó en el marcador (56-39). Todo iba perfecto. El Valencia se tambaleaba y el encuentro amenazaba fractura. Sin embargo, el conjunto malagueño no acertó a dar el toque de gracia a su rival. Encajó un parcial de 2-12 en un abrir y cerrar de ojos y el equipo que dirige Vidorreta volvió al partido (58-51). Los 17 puntos de ventaja del comienzo del cuarto se quedaron en cuatro antes del último acto (69-65).

El equipo, sin descanso para preparar el partido ante el Obradoiro

El Unicaja vuelve a jugar mañana. Habrá a quien le extrañe después de los dos partidos que ha jugado esta semana en casa ante el Valencia y que ha convertido el Palacio de los Deportes en un punto de peregrinación para los aficionados. Mañana recibe al Obradoiro en un encuentro crucial para la clasificación para la Copa del Rey. Será a partid de las 19.00 horas y está obligado a ganar si quiere estar en la cita que se celebrará en Las Palmas a finales de febrero.

A pesar de la carga de partidos, el Unicaja no tendrá descanso y Joan Plaza ha programado una sesión de entrenamiento para hoy, y el técnico catalán no es precisamente de los que levanta el pie del acelerador. Para este partido, el Unicaja recupera a Dragan Milosavljevic, que se ha perdido los últimos tres encuentros por un problema muscular. La energía del serbio será bien recibida en un grupo que está muy cansado.

La línea ascendente del Valencia continuó de forma peligrosa. Esta vez, Vidorreta no dio descanso a Van Rossom utilizando a Albalde como director de juego. El base belga lideró la reacción de su equipo que a seis minutos se puso por delante con un triple suyo. Con 74-79 Plaza tuvo que parar el partido. Su equipo había logrado sólo una canasta en juego en cinco minutos. Cuando peor pintaban las cosas, Vidorreta le echó una mano al Unicaja al protestar una falta de Van Rossom.

Apuntes

El dato: Los puntos que anotó Nemanja Nedovic, que volvió a ser el máximo anotador del partido y del Unicaja. El serbio está firmando una temporada brillante en la Euroliga y es la quinta vez que supera la barrera de los 20 puntos en la competición continental. De este modo, sigue escalando posiciones en la clasificación histórica del Unicaja de jugadores con anotaciones de este tipo.

El personaje: Vidorreta, foco de los pitos del público. El técnico del Valencia volvió a ser el foco de los pitos de los aficioanados malagueños, que no le perdonan algunas declaraciones.

El detalle: 8.338 espectadores, la mejor entrada de la temporada en Europa. Aunque el martes el Unicaja y el Valencia ya jugaron un primer partido, los aficionados se quedaron con ganas de más y el choque de anoche registró la mejor entrada de la temporada en la Euroliga en todos los partidos que el Unicaja ha disputado como local. Los 8.338 espectadores que vieron el choque superaron a los 8.267 del encuentro de la primera jornada ante el Fenerbahçe.

Los árbitros lo sancionaron con una técnica. A partir de ese momento, el parcial del Unicaja fue de 9-0 con Nedovic exprimiendo sus últimas fuerzas. A un minuto y medio del final el partido parecía sentenciado (83-79). Pero ahí se quedó el serbio. Sin su referencia el Unicaja no vio aro y el Valencia mantuvo la fe en la victoria para ganar. Green y Martínez no fallaron desde la línea de personal. Tampoco supo jugar el equipo malagueño una última posesión de cuatro segundos. El tiro de Augustine se salió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos