¿Debe el Unicaja renovar a Joan Plaza?

Joan Plaza alza el trofeo de la Eurocup. /Ñito Salas
Joan Plaza alza el trofeo de la Eurocup. / Ñito Salas

El técnico barcelonés, que lleva cinco campañas en el club, acaba contrato al final de la temporada y esta semana mostró su deseo de seguir en Málaga

JUAN CALDERÓN y ENRIQUE MIRANDAMálaga
Sí. Por Juan Calderón Hay que dar continuidad a un grupo solvente, incluido al técnico

Antes de entrar a analizar las razones por las que considero que el Unicaja debe renovar a Joan Plaza les voy a trata de explicar un aspecto en el que no se suele caer, pero que considero capital en este y otros temas relevantes del conjunto malagueño. No hay en Europa, sí en Europa, un club de baloncesto con mayor atención por parte de los medios de comunicación día a día, me atrevería a decir que hora a hora, por encima incluso del Real Madrid y el Barcelona. Esto es un lujo para los patrocinadores, pero también una presión que hay que saber manejar. En el Unicaja ha habido etapas recientes en las que estuvieron absolutamente desbordados en este sentido y esto, añadido a una masa social que entiende de baloncesto, se tradujo en pésimas decisiones de sus responsables.

No seré yo quien diga que Joan Plaza haya sabido manejar esta situación, pero sí se ha adaptado bien, eso sí, muy a su manera. Seguramente muchos estarán pensando en varios candidatos alternativos ahora que se crea el debate sobre su continuidad en el Unicaja. Y también les digo que probablemente la mayoría duraría en el cargo menos que una pompa de jabón, precisamente por lo antes expuesto, por mucho que nos traten de vender que están preparados para un gran banquillo.

Es cierto que Plaza ha acumulado un desgaste después de cinco años –todos lo tenemos en nuestros puestos de trabajo–, también que la campaña pasada estaba fuera y el título de la Eurocup lo renovó, pero, ¿habría sido oportuno prescindir de él entonces? Pregúntenles a los aficionados del Valencia si están contentos con el cambio de Pedro Martínez por Vidorreta tras ganar la Liga...

Considero, además, que Plaza es un buen técnico, aunque un mal fichador, y no es la primera vez que lo escribo en estas mismas páginas. Es el gran pero que le pongo a su trayectoria en el Unicaja. A pesar de esto, es innegable que durante su etapa y salvo una ausencia en la Copa, el rendimiento del equipo ha sido muy regular, título de la Eurocup incluido. Mirando al futuro, la mayoría de los jugadores tienen contrato u opciones del club para renovar, por lo que es posible dar a continuidad a un grupo sólido, eso que tantas veces se criticó que no se hacía. Se avecinan tiempos muy complejos en el Unicaja y su entorno y lo que menos se necesitan ahora son probaturas y experimentos que den pie a decisiones equivocadas como las del pasado.

No. Por Enrique Miranda No tiene la confianza plena del club y hay cierto desgaste

Con el entrenador barcelonés pasa que no parece haber término medio, en el sentido de que o se le venera o se reniega tajantamente de él. Muchas veces esa opinión no está fundamentada exclusivamente en su labor como entrenador, que es lo que nos interesa. Pero lo que hay que juzgar en su trabajo y sobre todo lo que puede aportar en las próximas temporadas –él habló de seguir en Málaga en un proyecto a largo plazo–. Tras cuatro años y medio en Málaga, creo que la labor de Plaza en el banquillo malagueño ha sido y está siendo positiva. Llegó tras unos años de crisis deportiva y logró devolver la ilusión al Palacio de los Deportes y llevar al cuadro malagueño a los puestos altos de la clasificación. Por supuesto, bajo su mando se ganó la Eurocup y se logró el billete a la Euroliga, algo que hay que valorar muchísimo. Es un buen entrenador, sus equipos tienen unas señas de identidad muy claras y ahora mismo es la cabeza visible del Unicaja, por delante de cualquier jugador estrella o directivo. Pero creo que su etapa en Málaga está próxima a su fin y que es mejor que el técnico se vaya dejando un grato recuerdo que salir cuando el equipo esté en horas bajas y forzado por las circunstancias. Porque hay un aspecto que para mí es determinante a la hora de afrontar su renovación y es tener la certeza de que el club, la cúpula de la entidad, confía en el entrenador sin fisuras. Tengo la impresión de que esto no es así, incluso de que hay cierto desgaste, algo lógico tras una etapa larga. Hay que tener en cuenta que a estas alturas de la pasada campaña el Unicaja buscaba entrenador y que sólo el sobresaliente y también inesperado título de la Eurocup hizo que regresara la confianza en Plaza. No hay consenso en Los Guindos en torno a la figura del técnico y creo que es algo que el propio entrenador ha podido comprobar o al menos intuir en los últimos tiempos. Cuando un entrenador lleva cinco años en un equipo ya sabes lo que te puede aportar y lo que no. La decisión no se puede tomar pensando en que no hay alternativa en el mercado o en el riesgo que siempre implica poner al frente del proyecto a un entrenador nuevo. Hay que tener amplitud de miras, pensar en el medio plazo y ahí es cuando yo no veo a Plaza al frente del equipo. Eso sí, mientras siga en Málaga, hay que confiar plenamente en él.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos