DECEPCIÓN

MARTÍN URBANO

Plaza se dedició por Suárez y Augustine como pareja interior para empezar el partido. La defensa local no ponía obstáculo al movimiento de balón del equipo alemán y en el otro lado del campo, con más botes que pases, los locales llegaban con facilidad hasta debajo del aro. Los primeros minutos del partido contenían más calidad en los ataques que en las defensas. Dos faltas rápidas de Augustine dieron paso pronto a Shermadini, que entró matando. Con la entrada masiva de suplentes, el ataque local perdió criterio y el cuadro alemán acabó el primer cuarto por delante. El comienzo del segundo no fue brillante, por eso Plaza se apresuró en meter a Nedovic. Tras un pequeño bache, el serbio puso el marcador local a funcionar, pero más solo que nunca, especialmente dentro de la zona, no logró que su equipo sumara más de 13 puntos en el segundo periodo y el cuadro alemán seguía mandando.

Tras el descanso, el retorno de Augustine y una cuidada combinación de especialistas ofensivos y defensivos permitieron al Unicaja, liderado por Nedovic, dar la vuelta muy pronto al marcador. Como era de esperar, la defensa alemana se orientó hacia la estrella local, pero al escolta serbio no lo paraba nadie. Pasado medio cuarto, Plaza lo mandó a descansar y su equipo, con más defensa, llegó al último cuarto con cuatro puntos de ventaja. Nedovic se mantuvo en el banquillo y el Unicaja no encontraba el camino del aro. McCallum quiso hacer el papel de Nedovic, sin éxito. Los visitante se pusieron por delante y Plaza mandó al banquillo al estadounidense y ordenó el retorno del serbio. El cuadro alemán había conseguido llegar a la recta final con opciones de ganar. Hackett atrás y Hickman delante comandaban el partido con mano de hierro. Maniatado Nedovic, Brooks dispuso de espacios para mantener vivo a su equipo. La quinta falta de Hickman parecía facilitar las cosas al Unicaja, pero ni Nedovic ni sus compañeros supieron jugar el último minuto. Lástima, porque como ya había comentado el entrenador del Unicaja, este era uno de esos partidos que no se pueden perder.

Fotos

Vídeos