El desajuste del Unicaja, localizado

Brooks intenta taponar la acción de su compatriota Green / Mariano Pozo. ACB Fotos

Los 80 puntos de media recibidos, principal problema del Unicaja en la pretemporada

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

La pretemporada está para realizar los ajustes necesarios para que todo funcione durante los ocho meses de competición que quedan por delante. El Unicaja ha dejado muy buenas sensaciones, tanto individuales como colectivas, a pesar de haber perdido la mitad de los encuentros de preparación disputados, tres, y de haber caído en las semifinales de la Supercopa ACB el viernes ante el Valencia.

Es evidente que, pese al mes y medio de preparación, al equipo que dirige Joan Plaza todavía le queda mucho por mejorar para alcanzar el nivel que se espera de una plantilla que se ha retocado precisamente con jugadores más sólidos. En los fichajes se ha buscado polivalencia, consistencia y experiencia. Son cualidades que deberían dotar al equipo de una mayor solidez defensiva, pero de momento esto no se ha producido. Ese es el perfil de Augustine, Salin y Milosavljevic, especialmente, mientras que Shermadini, por sus características y sus 2,17, es un caso distinto que ahora se explicará.

El Unicaja ha encajado una media de 80,5 puntos por partido en la pretemporada, lo que es demasiado, y es lo que más preocupa a Joan Plaza. Sus palabras tras la derrota ante el Valencia en la Supercopa evidenciaban que no es lo que esperaba. «Defendimos extremadamente mal. Hemos salido como un camión diésel», dijo. Lo llamativo de los 83 puntos que encajó el cuadro malagueño ante el Valencia es que 44 los recibió en sólo 16 minutos; luego, por suerte, mejoró.

Con Shermadini en la pista, el Unicaja se ve obligado a cambiar su estilo defensivo

Las piezas que deben dar consistencia a este entramado defensivo han llegado tarde a la pretemporada, así que en cuanto se acoplen es previsible que la situación mejorará. Puestos en perspectiva, esos 80,5 puntos encajados serían la décima peor defensa de la campaña pasada en la ACB. El dato puede parecer preocupante, pero el propio Unicaja empezó la temporada anterior con unos números parecidos, pues en las primeras cinco jornadas promediaba 83,2 puntos en contra de media, y luego mejoró para acabar encajando 77,9 de media. Puede parecer una variación casi inapreciable, pero decisiva.

A la hora de analizar el sistema defensivo con el que el Unicaja afrontará la temporada, hay un factor muy importante a tener en cuenta, como es la presencia de Shermadini como ‘cinco’ titular y gran referencia y apuesta interior para esta temporada.

Con el georgiano de 2,17 metros en la pista, este Unicaja ha cambiado la forma de defender que ha caracterizado a sus pívots desde que llegó Plaza al banquillo, con esas largas ayudas, bien frontales o laterales, al base para luego recuperar la posición dentro de la zona. Era algo que hacía a la perfección Fran Vázquez, por ejemplo, y que se trató sin éxito que hiciese Golubovic, en parte porque sus características físicas no se lo permitían.

Se pudo comprobar ante el Gran Canaria en Granada y también frente al Valencia. Como la defensa no carburaba, la solución fue echar mano de Augustine, un jugador más móvil y rápido. Este problema con los pívots grandes como Shermadini o incluso Musli, ahora fuera de los planteamientos de Plaza, se ha tratado de paliar con ayudas de los aleros en lugar de los pívots, pero esto es arriesgado y deja descubiertos los flancos de la defensa. En definitiva, se trata de ‘proteger’ al georgiano, aunque para que esto se haga de forma correcta y automática, llevará un tiempo. Lo bueno es que los desajustes están localizados.

Las cifras

80,5
Los puntos recibidos por el Unicaja en los seis partidos de preparación que ha disputado
91,6
La media anotadora del equipo de Plaza durante la pretemporada
77,9
Media de puntos que encajó la campaña pasada, la sexta mejor de la ACB
83,16
La media anotadora del Unicaja la pasada campaña, la cuarta más alta de la Liga

Fotos

Vídeos