El Unicaja cae en Belgrado y se despide de los 'play-off' de la Euroliga (80-76)

El Aleksandar Nikolic Hall /SUR
El Aleksandar Nikolic Hall / SUR

Sin Nedovic y con Shermadini muy mermado, el conjunto malagueño hizo un mal partido ante el Estrella Roja y se queda prácticamente sin opciones de pasar a la siguiente fase

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

La sala Pionir, ahora denominada Aleksandar Nikolic Hall, le puso el techo al Unicaja en esta Euroliga. En un pabellón mítico, el más caliente de la Euroliga (aunque no se llegaron ni a los 5.000 espectadores), el cuadro malagueño se quedó prácticamente sin opciones de pasar a los 'play-off' de la Euroliga, tras caer por 80-76. Tenía el equipo de Plaza una magnífica oportunidad de ponerse a un sólo triunfo del Maccabi, octavo clasificado, pero no la aprovechó. Quedan aún seis jornadas, por lo que hay opciones matemáticas, pero el calendario no invita al optimismo. Decía Plaza antes del partido que para seguir en la pelea había que ganar hoy y no se logró.

El Estrella Roja es uno de los pocos equipos de la Euroliga con menos presupuesto y quizás peor plantilla que el cuadro malagueño. Pero en su casa es un equipo difícil, que exige lo máximo a su rival y el Unicaja estuvo muy lejos de su mejor versión. Hizo un mal partido el conjunto de Plaza, que no pudo contar con Nedovic por gripe. Shermadini, muy mermado físicamente por sus problemas en el pie izquierdo, sólo pudo jugar 9 minutos en la primera mitad. Sus compañeros no fueron capaces de tapar sus ausencias y sólo Milosavljevic dio un paso adelante (12 puntos). Sin apenas juego interior, con un pobre porcentaje de triples (3 de 18) y muchos errores en defensa era muy difícil ganar.

Milosavljevic empezó muy enchufado y por sus manos pasaron las opciones de los visitantes en los primeros minutos del encuentro. Por parte del Estrella Roja, todo el ataque se volcaba en los hombres exteriores, especialmente en Rochestie. Como el cuadro de Plaza tenía más poderío interior, cada vez que Brooks o Augustine recibían el balón cerca del aro lograban sumar o sacar faltas (14-15).

La defensa del cuadro malagueño permitía algunas concesiones y Feldeine aprovechaba para anotar desde fuera sin mucha oposición. Con los cambios en el equipo malagueño, el Unicaja se quedó sin los puntos de Milosavljevic ni la amenaza en el rebote ofensivo de Augustine, un valor seguro en ese aspecto. Waczynski no estaba acertado y Shermadini no lograba recibir balones al poste bajo. El 5 de 9 en triples del Estrella Roja contrastaba con el 0 de 3 del cuadro malagueño, que por el contrario anotaba muchos más tiros libres que su rival (10 frente a 1). Esas diferencias equilibraron el partido para terminar con empate a 24 el primer parcial.

Si el Unicaja parecía llevar la iniciativa en el primer parcial, en el segundo perdió agresividad y mostró una cara preocuopante por momentos. El Estrella Roja se cerraba bien sobre Shermadini y el cuadro malagueño no lograba ver el aro rival. Casi tres minutos tardó el Unicaja en sumar su primera canasta en juego, obra de Waczynski (26-27). Llegó el primer triple del partido para los visitantes, de la mano de Soluade, pero el juego malagueño no funcionaba, la circulación de balón era mala y los locales cada vez se sentían más cómodos. La buena noticia es que el Estrella Roja sólo lograba una ventaja de tres puntos al descanso (40-37).

El arranque del tercer cuarto no fue mejor para el Unicaja, que volvió a tardar una eternidad en anotar. Recibió otro parcial de 7-0 con Rochestie como protagonista que trató de contrarrestar Salin con cinco puntos seguidos (49-42). El Unicaja trataba de jugar de nuevo cerca del aro, con Brooks y Augustine porque el porcentaje en triples seguía siendo muy malo. Pero el intercambio de canastas seguía favoreciendo a los locales. Un arreón de Milosavljevic acercó a los malagueños, pero después el trabajo defensivo no acompañaba. Volvían los diez de diferencia al final del tercer cuarto (62-52).

Lo intentó hasta el final en el último cuarto. Apareció Wazynski, totalmente perdido el resto del encuentro y el cuadro malagueño encontró una clara de anotación. Pero era incapaz de frenar a hombres como Rochestie o Bjelica, que no son precisamente desconocidos. Además desaprovechó cuatro tiros libres en el último cuarto, algo imperdonable en un partido tan ajustado. Aún así, entró en los últimos cinco minutos de partidos sólo tres abajo (65-62). Pero el Estrella Roja aprovechó los errores defensivos del cuadro malagueño, con un triple de Lazic totalmente solo y un mate de Davidovac. Dos canastas de McCallum y Brooks en el último minuto permitieron soñar, pero el conjunto local sentenció (80-76).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos