Disfruten, por favor

Disfruten, por favor
Ñito Salas
Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

En estos tiempos en los que las redes sociales viven un momento álgido, algunos teóricos del periodismo estarán muy contentos por aquello que denominaban la retroalimentación, el ‘feedback’, en las informaciones. Recuerdo que era algo que obsesionaba a algunos profesores, el poder tener contacto con los lectores y conocer qué piensan, incluso interactuar con ellos.

Pues bien, el arriba firmante suele leer los comentarios y opiniones que generan las noticias, en este caso del Unicaja entre ustedes. Es algo que me preocupa y me ocupa. A veces compruebo con cierta sorpresa que haga lo que haga el conjunto malagueño, existe una corriente de opinión pesimista, que siempre encuentra algo negativo, incluso cuando el equipo gana, que ya es la repera. Críticas al entrenador deseando su salida cuanto antes, al juego de algún jugador o incluso lamentando la ausencia de otros. También, opiniones de personas más o menos autorizadas que tratan de darnos lecciones de lo que está bien o mal y de lo que habría que haber hecho.

Miren, yo al comienzo de la temporada tuve muy clara una cosa: se iban a perder muchos partidos, pero que muchos. Con el doble de encuentros de lo normal y un calendario demoledor en la Euroliga, era hasta previsible. Así que me conciencié para relativizarlo todo, sin dejar de tener una visión crítica de todo lo que sucede alrededor del equipo para así ofrecer una información lo más fiable y rigurosa posible. Tan claro lo vi que hasta me aventuré a escribir un artículo similar a este en el que ya adelantaba que habría algunos agoreros que nos recordarían que el ciclo de Plaza está agotado, que tal o cual jugador no debió marcharse, que ellos habrían fichado a fulano y que el equipo jugaría mejor si hiciese esto o aquello. Y que conste que no soy un visionario; es que uno conoce el percal ya después de quince años bregando con el Unicaja y su entorno.

Y les voy a contar otro detalle. Mi objetivo personal para esta temporada era y es el de disfrutar, especialmente de la Euroliga. Disfrutar viendo partidazos en Málaga, con los mejores jugadores de Europa y, a veces, con doble ración. Sensacional. El Unicaja va a jugar la Copa, pelea por la clasificación para los ‘play-off’ de la Euroliga y parece que ha logrado una regularidad en su juego. Así que, qué quieren que les diga, yo estoy disfrutando de una Euroliga que no sabemos hasta cuándo volveremos a saborear. Les invito a que lo pongan en práctica y, si les apetece, intenten buscar siempre algo positivo en esta fantástica temporada de locos y que, de paso, lo apliquen a otros ámbitos del día a día. Invito incluso a los pesimistas, entre los que algunas veces me incluyo, porque el ejemplo de la temporada pasada fue una gran lección para todos. ¿O es que alguien pensaba que el Unicaja iba a ganar la Eurocup?

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos