Doncic y su debut ante el Unicaja

Al poste bajo

Con sólo 18 años ya es una estrella en el Real Madrid, ha logrado un oro europeo con su país, Eslovenia

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Es el nombre de moda en el baloncesto europeo y está camino de serlo también a nivel mundial. Con sólo 18 años ya es una estrella en el Real Madrid, ha logrado un oro europeo con su país, Eslovenia, y tiene muchas posibilidades de ser el número 1 del Draft de la NBA el próximo año. Luka Doncic es uno de esos jugadores únicos que hacen historia. Como Petrovic o Kukoc, aunque las comparaciones sean odiosas e injustas. El último jugador en formar parte del quinteto ideal del Eurobasket con sólo 18 años fue un tal Arvydas Sabonis, hace 34 años.

En esta historia que está escribiendo el joven base (o escolta, o alero, puede jugar de lo que quiera), el Unicaja tiene un pequeño papel de testigo de excepción. Doncic debutó en la Liga Endesa en abril de 2015, con sólo 16 años. El Madrid ganaba por 89-71 al conjunto malagueño y quedaba un minuto y medio de partido. En la primera bola que tocó, no se lo pensó y clavó el triple desde la esquina pese a la defensa de Karahodzic (2,09 y unos brazos interminables). Puro carácter. Pero antes de eso los aficionados malagueños ya pudieron ver a un Doncic aún más joven en el Torneo Costa del Sol. En 2014 jugó en Nerja ante el Unicaja y en 2015 ya se le vio protagonismo en el Unicaja-Real Madrid que se disputó en Alhaurín de la Torre y en el Real Madrid-Khimki que se celebró en Torrox. Desde la misma rueda de calentamiento ya llamaba la atención el jugador esloveno, con cara de niño pero un físico espectacular. Machacaba el aro con una facilidad pasmosa en los minutos previos al partido y ya en pista dio muestra de su temprana madurez para un jugador tan joven. El Unicaja ganó aquel partido, pero Doncic anotó 15 puntos saliendo titular y ya dejó claro que no estaba en el Madrid para ser un mero complemento. Por no hablar de las veces que los equipos de cantera del Unicaja sufrieron a un Doncic absolutamente dominante en los Campeonatos de España de categorías inferiores.

Ahora, el esloveno ya es un jugador total. Un disfrute para todo aquel al que le guste el deporte de la canasta, sea del equipo que sea. Esta será su última temporada en la ACB y al menos pasará por el Martín Carpena un par de veces. Seguro que no faltarán ojeadores de la NBA en las gradas del pabellón malagueño.

Fotos

Vídeos