ESCASO INTERÉS

MARTÍN URBANO

En una temporada cargada de partidos decisivos, una tarde como la de ayer, en la que no había nada trascendente en juego, resultó muy sosa. Es cierto que el cuadro visitante reboteó mejor en ataque y perdió menos veces el balón, pero también es verdad que el Unicaja tiró mejor desde todas las distancias, dispuso de más tiros libres que su rival, nunca vio peligrar la victoria y contó en sus filas con Shermadini, el máximo anotador y jugador más valorado del partido. Así las cosas, la mejor noticia del partido.

Desde el principio el encuentro de ayer nos pareció una cita carente de tensión. Como si nadie tuviera nada que oponer al lucimiento del rival, el marcador marchaba igualado con más aciertos que errores. Cuando el cuadro canario falló sus primeros tiros consecutivos, el Unicaja se adelantó. Casimiro dio la réplica con un quinteto muy alto, que aunque no dominaba el rebote, busca que te busca debajo del aro, llegó con el marcador igualado al final del primer cuarto. En el segundo, el técnico visitante mantuvo en cancha a sus dos pívots y su equipo tomó el mando, porque al Unicaja le costaba anotar. Plaza metió a Nedovic, se quedó con un perímetro de 'pequeños', aumentó la presión defensiva y el partido entró en otra fase de equilibrio, que acabó con dominio local, tras el primer bache canario en los minutos previos al descanso.

Shermadini había sido el mejor de la primera mitad, pero tras la pausa, el georgiano y los más altos del cuadro canario se quedaron en el banquillo. La defensa visitante, de vacaciones, daba todas las facilidades a los locales, que disfrutaron pronto del retorno de Shermadini. En cuanto se sentó Díaz, la defensa del Unicaja también perdió calidad. El partido era un cómodo intercambio de canastas carente de emoción, al que el pívot georgiano del Unicaja puso algo de sal en el final del tercer cuarto. El Gran Canaria insistió en los pívots para sacar partido del letargo general del último cuarto y se acercó bastante, pero el Unicaja, con más corazón que acierto y apoyado en sus individualidades no lo permitió, aunque los visitantes dominaron el último parcial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos