La Euroliga deja fuera de su ampliación al Unicaja, que deberá esperar hasta 2021

La Euroliga deja fuera de su ampliación al Unicaja, que deberá esperar hasta 2021

Con las invitaciones otorgadas al Bayern Múnich y al Asvel Villeurbanne, la vía deportiva (ACB-Eurocup) será la única para regresar

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Los accionistas de la Euroliga asestaron ayer un revés a las aspiraciones futuras del Unicaja. Reunidos ayer en Madrid confirmaron lo que era un secreto a voces, la invitación por dos temporadas a partir de la campaña 2019-2020 al Bayern Múnich y al Asvel Villeurbanne para que compitan en el principal torneo de baloncesto que se celebra en Europa. Se confirmaba así la esperada ampliación, que tiene una lectura muy negativa para el Unicaja, porque además estas invitaciones son por dos temporadas. Si el club malagueño quiere volver a la Euroliga, la vía deportiva será la única al menos hasta 2021, cuando podría producirse una nueva ampliación. Es mucho tiempo en términos deportivos, un mundo.

La decisión, no por menos esperada, deja de ser negativa. La Euroliga la justificó por una cuestión de intereses de mercado para así ganar presencia en dos países como Alemania y Francia. El Bayern cuenta con el respaldo del club de fútbol y eso es una garantía para los responsables de la Euroliga. El Asvel, por su parte, es un histórico del baloncesto galo con 18 títulos de Liga y 8 Copas de Francia, pero su gran aval es su propietario, el jugador francés de los San Antonio Spurs, Tony Parker. El base, con un enorme potencial económico, ha apostado fuerte por el proyecto y cuenta con el respaldo de las instituciones locales. En 2020 se espera que esté finalizado el nuevo pabellón con capacidad para 10.600 espectadores, con lo que cumplirá así con las exigencias de la Euroliga en cuanto a cancha de juego. Es por esto, que en el comunicado hecho público por la competición se indicó que con el conjunto francés se sigue trabajando para que esa invitación por dos temporadas sea efectiva en la campaña 2019-2020.

Si el Panathinaikos quiere dejar la Euroliga tendrá que pagar 10 millones de euros de compensación

De este modo, el Unicaja tendrá que esperar a una segunda posible ampliación de 18 a 20 equipos para hacerse con una invitación similar o una plaza fija. Así, la vía deportiva será la única del club de Los Guindos para volver a la Euroliga hasta 2021, salvo cambio en política en esta competición europea, algo factible teniendo en cuenta los cambios de los últimos años.

Vías deportivas

Las vías deportivas para el Unicaja son claras. La primera y más factible es acabar la Liga Endesa como el mejor clasificado de los que no tienen plaza fija para la Euroliga (Madrid, Baskonia y Barça). Es decir, el objetivo por el que pelea esta campaña.

El otro camino para volver a la Euroliga también se conoce: ganar la Eurocup. El título conquistado en abril de 2017 ante el Valencia es lo que le permitió jugar con los mejores esta temporada. Aquí, sin embargo, habría que introducir un matiz. Entre los planes futuros también se está estudiando que haya ascensos y descensos de la Euroliga a la Eurocup. También que tanto el campeón de este último torneo como el finalista logren plaza directa para la Euroliga. Esto daría más importancia a la Eurocup y la haría un torneo más atractivo.

Ayer, el anuncio del presidente del Panathinaikos, Dimitris Giannakopoulos, de que su equipo va a dejar la Euroliga para jugar la Champions League de la FIBA, por su graves diferencias con los responsables del torneo, abrió una puerta a la esperanza de que el Unicaja pueda ocupar la plaza fija que tiene el club griego.

Sin embargo, esto tampoco es fácil. Pese al calentón del magnate griego, si quiere hacerlo realidad tendrá que pasar por caja y pagar diez millones de euros. Así se contempla en el acuerdo que los once equipos con plaza fija firmaron con operador IMG que explota los derechos de televisión de la Euroliga. Mucho dinero.

Noticia relacionada

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos