FACTOR MENTAL

MARTÍN URBANO

La cabeza de los jugadores y especialmente sus miedos resultaron ayer decisivos para la resolución de un partido en el que el Unicaja sólo reaccionó cuando ya lo tenía todo perdido. Algo parecido le ocurrió a los visitantes, que llegaron a una prórroga inesperada, lo vieron todo en el aire y recuperaron el mando el tiempo extra.

La sorpresa de ayer, que no puede faltar en el cinco titular del Unicaja, fue la presencia de Dani Díez. Los dos equipos jugaban con paciencia en ataque. El Unicaja situaba cerca del aro a sus dos hombres altos e insistía en pases interiores. El Zalguiris, con Pangos como eje central de su ataque, se mantenía gracias al tiro exterior. La defensa visitante hacía muchos cambios de hombre, la del Unicaja presionaba en todo el campo. Con el paso de los minutos, la defensa lituana se fue adueñando del partido y al cuadro malagueño le costaba anotar. En el arranque del segundo cuarto, con Musli como pívot, el Unicaja reaccionó, sobre todo, porque su defensa de perímetro mejoró mucho con Díaz, Milosavljevic y Waczynski. Los locales habían tomado el mando, pero la entrada de Pangos, muy superior a los bases locales, volvió a torcer el rumbo del Unicaja. Plaza movió otra vez el banquillo, pero el base visitante no daba tregua.

Cuando ambos equipos volvieron del descanso, el cuadro lituano fue consolidando su defensa, porque el Unicaja necesitaba botar muchas veces para hacer un tiro, mientras ellos movían el balón con criterio y rapidez para encontrar posiciones rápidas de tiro. La selección de tiro del Unicaja, muchas veces al primer pase, era tan lamentable, que en seis minutos sólo anotó dos puntos. La superioridad visitante era de tal calibre que Jasikevicius reservó a Pangos. El Unicaja lo aprovechó para acercarse y el base canadiense tuvo que volver.

El equipo malagueño entró en el último cuarto once puntos por debajo y humillado. En tan difícil situación, al menos, sacó el orgullo y a base de presión defensiva y continuos 'dos contra uno' mandó el partido a la prórroga. En el tiempo añadido, el Zalguiris volvió a dominar.

Fotos

Vídeos