Fernández: «No le tengo miedo a nada»

Jaime Fernández saluda a algunos de los niños que participan en el Campus Unicaja. /MIGUE FERNÁNDEZ
Jaime Fernández saluda a algunos de los niños que participan en el Campus Unicaja. / MIGUE FERNÁNDEZ

El base madrileño se perfila como pareja de Alberto Díaz y refuerza el papel de los jugadores nacionales en el Unicaja

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Alberto Díaz, Carlos Suárez, Dani Díez y, ahora, Jaime Fernández. El Unicaja refuerza su núcleo de jugadores nacionales para la próxima temporada y cara al futuro. Ayer presentó al último de ellos como segundo fichaje para el primer proyecto de Luis Casimiro en Málaga tras la incorporación de Kyle Wiltjers. De Jaime Fernández se dice que es el jugador español con más margen de mejora. Sus números en el Morabanc Andorra confirman esta tesis. Ayer se le vio motivado en su presentación, consciente de que el salto en su carrera es importante, pero también sabedor de que la presión en el Unicaja es mayor. Siente que ese salto a uno de los grandes equipos de la ACB le ha llegado en el momento justo.

«Estoy muy contento y agradecido por la oportunidad que me da el Unicaja. Quería resaltar también que agradezco al Andorra la confianza que pusieron en mí. Es una ilusión grande la que siento. El Unicaja es un grandísimo equipo y club. Es un escalón más en mi carrera y siento que estoy preparado para darlo todo. Quiero centrarme en el equipo e intentar ayudar. Tengo 25 años y llevo nueve temporadas en la Liga ACB. Es el momento adecuado para ver ir a un club como el Unicaja», dijo.

A pesar de reconocer que es un poco tímido, Fernández es todo lo contrario dentro de la pista y dijo sentirse seguro de sus posibilidades. «En la pista me desenvuelvo de otra manera. Fuera de la pista soy un poco tímido, pero dentro me gusta jugar con descaro. No le tengo miedo a nada. Es mi juego, un juego alegre y agresivo y espero poder hacerlo en Málaga», adelantó.

Siempre se le ha considerado como una promesa en el Estudiantes, pero no terminó de explotar hasta que dio el salto al Andorra la campaña pasada. Sabe que en Málaga la presión será grande, máxime cuando se trata de un nuevo proyecto tras la etapa de estabilidad que lideró Joan Plaza. No se marca objetivos, pero sabe que aquí no es posible recular mucho.

«De momento es pronto para objetivos, pero es el mismo de siempre. Estar preparado. No miro por encima del hombro a nadie. Vengo a ser uno más y ayudar y para eso tengo que estar al cien por cien. No soy un tío de enfadarse. Tengo el carácter que hay que tener, pero luego soy tranquilo. El objetivo en el Unicaja es no ponerse límites. Málaga es un sitio en el que se compite y un equipo de nivel muy alto. Hay que ser ambiciosos, pero yo soy de objetivos cortos e ir poco a poco».

Pendiente de Casimiro

Como es lógico, a Jaime Fernández se le preguntó por la posición que ocupará en la pista. Si jugará de base o escolta y el madrileño respondió de la siguiente manera. «No he hablado con Casimiro, pero hablaremos. En la selección he jugado de escolta y he jugado bien, en el Andorra jugué de base y también lo hice bien, y en Estudiantes cuando vino Edwin Jackson tuve un rol de escolta defensivo y también estuve correcto. Los jugadores no se definen si eres base o escolta. ¿Qué es Llull? En la selección siempre juega de escolta. ¿Qué es Doncic? Muchas veces juega de dos e incluso de tres. Lo importante es estar en la pista, preparado y ayudar al equipo», insistió.

Fernández, por el que él Unicaja ha pagado 250.000 euros al Andorra evitó las comparaciones con Nedovic porque dice que no viene a sustituir a nadie. «Nedovic y yo somos diferentes. Él ha dejado un gran vacío porque es un jugador muy importante. Comparar no es bueno. Somos diferentes. Hay plantilla suficiente para hacer cosas importantes en el Unicaja. No me meto presión por jugar aquí. Málaga me conoce y me ha fichado por cómo soy», finalizó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos