Francis Alonso, en Málaga y entre amigos

Alonso terminó con 12 puntos en 28 minutos de juego.
Alonso terminó con 12 puntos en 28 minutos de juego. / Fernando Torres

El malagueño jugó ayer en Alhaurín de la Torre en la gira por España de su equipo de la NCAA

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Finalizar la temporada como el segundo mejor triplista de la NCAA tiene sus consecuencias: todo el mundo habla de Francis Alonso. El malagueño está considerado como una de las grandes promesas del baloncesto de la Costa del Sol, y ayer volvió a casa en una de las paradas de la gira veraniega que su equipo, el de la Universidad de Greensboro, está haciendo por España, organizada por AC Scholarships. El conjunto americano se enfrentó ayer en Alhaurín de la Torre a un conjunto local llamado para la ocasión ‘Málaga All Stars’, con algunos conocidos del baloncesto malagueño como Carlinhos Cobos, Ale Navajas, Adrián Fuentes o José Alberto Jiménez.

Tras finalizar el encuentro, Alonso atendió a SUR rodeado de amigos, seguidores y familiares, entre los que se sentía «feliz». «Ha sido un día muy, muy especial», confesó el escolta justo después de haber dado la mano a los rivales. «Llevo muchísimo tiempo sin poder jugar delante de mi familia, de mis amigos y de toda la gente de Málaga». Su llegada despertó gran expectación, y las gradas del pequeño pabellón Blas Infante –sin localidades libres– vibraron cada vez que tocó el balón. «No ha sido especial sólo para mí, también para mis compañeros; es la primera vez que muchos de ellos salen de Estados Unidos y se han encontrado un gran ambiente». Quiso agradecer a Alhaurín de la Torre y a «toda la gente» que hizo posible el partido, así como a «todos los seguidores del baloncesto malagueño» que acudieron a la cita.

La Universidad de Greensboro venció con holgura a un conjunto compuesto por jugadores locales de diferentes clubes

Con respecto a su rendimiento en el equipo de la Universidad de Greensboro y su futuro dentro del conjunto, se mostró cauto y dispuesto a trabajar: «Todavía me quedan dos años en la universidad».Hay que recordar que los derechos formativos del jugador pertenecen al Unicaja, club en el que jugó Alonso antes de su salto a Estados Unidos. Preguntado por su futuro tras su paso por la liga universitaria norteamericana –¿NBA o ACB?– el malagueño afirma entre risas tener claro cuál es su porvenir más inmediato: «Ahora mismo tengo que meterme directamente en el gimnasio para seguir trabajando».

Miembros del Greensboro y del equipo local tras el partido. / F. T.

Los pasos de Alonso están siendo seguidos por la comunidad del baloncesto internacional, tanto es así que Sergio Scariolo, entrenador de la Selección Española, le ofreció unirse al conjunto B para el próximo europeo. «Tuve que decir que no por ciertos compromisos con la universidad, fue una pena pero tenía que volver y centrarme en los estudios, que de momento son lo más importante». Durante esta gira de verano, Greensboro se enfrentó a la selección española sub-16, y allí pudo tener una «buena conversación» con el seleccionador. «Obviamente ir a la selección es un sueño para mí y para todos los malagueños, sería otro sueño cumplido; pero ahora hay que seguir trabajando con humildad».

Alonso asegura que entrar en la selección sería «otro sueño cumplido»

El partido concluyó con un marcador abultado para los visitantes (51-71), aunque los malagueños trataron de mantener el nivel durante todo el encuentro. Alonso demostró que tiene motivos para estar dónde está y que es un jugador con un gran futuro, aunque los momentos de intensidad durante el partido se mezclaron con risas y gestos de cariño hacia los rivales, muchos de ellos amigos. Terminó con 12 puntos, con dos de diez en triples. Pero ayer lo importante no eran ni las estadísticas individuales ni la victoria, sino disfrutar de la compañía.

Fotos

Vídeos