Justicia para el Unicaja

Una jugada del encuentro de este jueves. /Salvador Salas
Una jugada del encuentro de este jueves. / Salvador Salas

Ratifica su mejoría superando al Khimki gracias a un partido brillante (93-84)

JUAN CALDERÓN

Hablar de justicia en el deporte, no sólo en el baloncesto, es algo muy complicado. Los puntos son los que marcan la frontera entre el que merece ganar y perder. No importa si un equipo se esforzó mucho, si anotó menos que su rival. Tampoco si sus jugadores lo dieron todo y acabaron fundidos. No sirve de nada si no se logra un punto más que el contrario. Algo así es lo que le había pasado al Unicaja en los últimos partidos de la Euroliga.

Compitió como el que más, pero perdió varios choques por muy poco, incluso en el último segundo. Tampoco tuvo suerte con los arbitrajes y las derrotas comenzaban a pesar. Hasta ayer. Anoche ante el Khimki el esfuerzo y la mejoría en el juego apuntada sin recompensa en las semanas anteriores tuvo su justo premio ante el rival ruso (93-84).

Noticias relacionadas

El Unicaja firmó un partido brillante, del máximo nivel, y esto es lo que le permitió derrotar a un adversario con un potencial enorme y que sólo cedió en los últimos minutos ante el paso adelante dado en defensa por el conjunto de Plaza y frente al acierto malagueño en los minutos de mayor tensión. Fue una victoria grupal. Destacó la eficacia de Waczynski, la consistencia de Nedovic, el regreso triunfal de Dani Díez y la polivalencia de Augustine. El pívot firmó un encuentro sobresaliente, ‘doble doble’ incluido, y no tuvo piedad de su exequipo. El estadounidense acabó con 14 puntos, 12 rebotes, 5 recuperaciones y 31 de valoración.

El triunfo y el nivel mostrado por el Unicaja confirman la recuperación del equipo malagueño, a la espera del choque de mañana contra el Tenerife (19.00 horas). La apuesta ofensiva está dando resultados y un jugador más se ha unido a la causa. Dani Díez, sin jugar en los últimos partidos, no acusó la inactividad y fue clave en la victoria de su equipo.

Un disfrute para el público

El partido fue una maravilla para el espectador, con una puesta en escena brillante por parte de los dos equipos, con un pulso entre Nedovic y Shved para ver cuál lo hacía mejor. Las canastas se sucedían sin respiro. 53 puntos anotaron los dos equipos en un primer cuarto lleno de acciones de calidad. El Unicaja prolongó el juego vistoso y más elaborado de los últimos partidos y lo acompañó con buenos porcentajes. El Khimki respondió casi con los mismos argumentos. Buenos tiros, elaboración, pero, sin embargo, sacó mucho rédito al rebote ofensivo (5). El cuarto se cerró con un llamativo 27-26.

El Unicaja deja de ser colista en la Euroliga

Además de la victoria, la buena noticia de ayer es que el Unicaja dejó de ser colista de la Euroliga, al menos por ahora. A falta de los partidos de hoy, el equipo malagueño es decimotercero, por delante de Valencia, Efes y Milán, que jugarán esta tarde. El próximo rival del conjunto malagueño en la competición europea será el Barcelona (miércoles 20, a domicilio). El conjunto catalán perdió ayer el ‘Clásico’ ante el Real Madrid por 87-75. Luka Doncic, jugador más valorado (26) y protagonista de un triple espectacular, lideró a un Real Madrid que fue superior al Barcelona. El Real Madrid se reivindicó con una victoria de prestigio tras dominar en defensa y llevar el ritmo y el peso del partido en todo momento.

Más allá de la victoria, el partido se recordará por un ‘canastón’ de Doncic, casi desde su línea de fondo, en el último instante del tercer cuarto, transmutándose en el mismísimo Llull. El Barcelona tiene ahora el mismo balance que el Unicaja, con cuatro victorias y ocho derrotas.

Cambiaron los hombres, pero no la apuesta de los dos equipos por un partido rápido e intenso. Como es lógico, el Unicaja perdió empuje sin Nedovic, McCallum y Waczynski, pero ganó en dureza defensiva. Incluso llegó a situarse 32-28 en el arranque del segundo cuarto, pero era incapaz de frenar a Shved, que se aprovechaba de la buena circulación de su equipo para anotar una y otra vez. A pesar de esto, el Unicaja aguantó el pulso y lo hizo surtiendo de balones a Shermadini. Todorovic respondió a las canastas del pívot del Unicaja y su equipo logró cuatro triples más antes del descanso, al que se llegó con el partido en un puño (47-48).

93 Unicaja

McCallum (7), Nedovic (21), Waczynski (15), Brooks (9), Augustine (14)- cinco inicial- Díaz (-), Díez (9), Suárez (3), Salin (5) y Shermadini (10).

84 Khimki

Jenkins (6), Shved (28), Anderson (9), Gill (17), Thomas (4)- cinco inicial- Honeycutt (7), Vialtsev (-), Markovic (3), Monia (6), Todorovic (4).

parciales
27-26, 20-22, 20-18 y 26-18.
árbitros.
Lamonica (ITA), Pukl (SLO) y Van Den Broeck (BEL).
incidencias.
Partido correspondiente a la duodécima jornada de la Euroliga disputado en el Palacio de los Deportes José María Martín Carpena de Málaga ante 5.871 espectadores

Como era de esperar el festival ofensivo de la primera parte se quedó en los vestuarios. Las canastas llegaban con cuentagotas y en el caso del Unicaja después de una laboriosa elaboración. Waczynski prolongó su buen momento con canastas importantes para mantener a su equipo en el partido (54-54, min. 25). Cuatro triples casi seguidos permitieron al conjunto ruso responder a la mejora defensiva del Unicaja. Las dos últimas acciones del tercer cuarto fueron fiel reflejo de la calidad del partido. Un ‘alley oop’ culminado por McCallum y un triple sobre la bocina de Honeycutt (67-66).

Y la fiesta no decayó. El arranque del último acto fue vibrante. La defensa del Unicaja seguía al alza y los triples de Waczynski hacían bueno el trabajo atrás. El Unicaja lograba su máxima renta (75-68). Parecía que el partido se decantaba, pero una clara antideportiva de McCallum reactivó al Khimki que le dio la vuelta al marcador con un parcial de 0-10 (75-78). El Unicaja parecía tocado, pero Plaza no pidió tiempo muerto. En su lugar tiró de Díez y Nedovic. Entre ambos voltearon la situación. Dos triples del madrileño y los puntos del serbio dejaron un partido distinto. El Unicaja devolvió el parcial y a un minuto y medio del final ganaba 88-78. El arreón fue definitivo y por si quedaba alguna duda, Díez certificó la victoria con su tercer triple. El baloncesto hacía justicia con el Unicaja y la mejoría apuntada en las últimas semanas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos