Zona técnica

Muy inferior

MARTÍN URBANO

Después de lo visto anoche, saber que el Unicaja necesita estar por delante del Valencia en la Liga Endesa para repetir su presencia en la Euroliga no invita al optimismo. El equipo malagueño, con la ausencia de Nedovic y Augustine, quizás sus dos mejores hombres hasta el momento, no fue capaz de aguantarle al Valencia ni unos minutos. Es verdad que en esta durísima Euroliga se puede perder en cualquier sitio, pero lo que no resulta admisible es la imagen que dio el equipo en la primera mitad.

Plaza nos sorprendió dando entrada en su quinteto inicial a Musli y a Waczynski. El pívot serbio tuvo enseguida las primeras dificultades frente a un Dubljevic que se alejaba de la canasta para tirar cómodamente desde fuera. El Valencia convirtió doce de sus quince tiros en el primer cuarto, lo que indica la pobreza de la defensa malagueña. En el otro lado del campo, con escaso movimiento del balón, el ataque visitante no encontraba un solo tiro cómodo. La consecuencia de todo esto fue que el Unicaja perdía por veinte puntos al final de los primeros diez minutos. En el segundo cuarto la carencia de tiradores era un lastre enorme para el ataque malagueño. Plaza intentó frenar el festival valenciano sin pívot y con una zona, pero los locales ya sumaban 57 puntos cuando se llegó al descanso.

Tras la pausa el técnico del Unicaja recuperó su quinteto inicial y mantuvo la defensa de zonas. Aunque las diferencias en el marcador parecían irrecuperables, al menos el cuadro malagueño consiguió equilibrar el juego e impedir que las ventajas locales siguieran creciendo. El dispositivo zonal mantenía el balón alejado del aro malagueño y los locales sólo anotaron 16 puntos en el tercer cuarto.

Ya en el último, Plaza combinó a sus hombres pensando más en el partido de mañana frente al Estudiantes, aunque esto le costara quedarse en sólo 11 puntos frente a un Valencia que tenía en cancha a sus hombres más jóvenes. Para terminar, señalar un dato insólito: el Unicaja no anotó un solo tiro libre en el partido, y así resulta imposible moverse en una competición tan exigente como la Euroliga.

Fotos

Vídeos