Jaime Fernández: inversión de futuro

Jaime Fernández, en el Palacio de los Deportes, en un entrenamiento con la selección española. /SUR
Jaime Fernández, en el Palacio de los Deportes, en un entrenamiento con la selección española. / SUR

Con 25 años, el ya exjugador del Andorra llega para alternar el puesto de base con el de escolta

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Flamante internacional, 25 años recién cumplidos y segundo mejor jugador nacional de la pasada temporada. La carta de presentación de Jaime Fernández es inmejorable para dar el salto a uno de los clubes importantes de la Liga Endesa como es el Unicaja. El base madrileño es el segundo fichaje del conjunto cajista para la próxima temporada después de la contratación del ala-pívot canadiense Kyle Wiltjer.

Fernández llega a Málaga para continuar con la progresión que demostró esta temporada en el Andorra, al que el Unicaja le ha pagado 250.000 euros para hacerse con sus servicios. Es el clásico jugador que parece que lleva toda la vida en la élite, y es que debutó en la ACB de la mano de Luis Casimiro cuando sólo tenía 17 años. Se consolidó como capitán del Estudiantes, pero no ha sido hasta su salto al Andorra cuando ha desplegado todas sus cualidades para esto del baloncesto.

Como ahora el Unicaja, el Andorra también pagó la cláusula de rescisión de Jaime Fernández, un asunto envuelto en la polémica y que hace sólo unos días ha resuelto la propia Audiencia Nacional después de una demanda interpuesta por la Asociación de Baloncestistas Profesionales en defensa de Fernández. La Audiencia dio la razón a la ABP y al jugador.

No es ni un base ni un escolta, aunque dicho de otro modo también se podría decir que es las dos cosas. Como director de juego es como más ha destacado, y también por eso lo reclutó Sergio Scariolo para los partidos de clasificación para el Mundial 2018.

Al Unicaja llega para actuar en las dos posiciones, en una línea exterior muy particular con tres aleros (Waczynski, Díez y Milosavljevic), un sólo escolta (Salin) y dos aleros (Díaz y, previsiblemente, Brian Roberts). En esta configuración tan atípica debe encajar Fernández, al que probablemente se le verá más en labores de dirección de que de anotación. El verano pasado, uno de los motivos para que dejase el Estudiantes con destino al Andorra es porque allí se le garantizó que iba a jugar de base, así que, en principio, ese será su puesto.

Lo que sí es seguro es que con el madrileño en la plantilla, el Unicaja cubrirá uno de los problemas en el puesto de base de la temporada anterior como era el de conectar con los pívots. La campaña anterior fue el décimo mejor pasador de la Liga, con 4,03 asistencias de media, y el tercer mejor nacional en este apartado por detrás del malagueño Pepe Pozas (4,29) y San Miguel (4,28). Es evidente que el hueco dejado por Nedovic en este sentido es imposible de cubrir.

Jaime Fernández será presentado este mediodía en el Campus Unicaja. Después de su contratación, el club confía en solventar los flecos que quedan pendientes para cerrar el fichaje de Brian Roberts. Su llegada podría hacerse oficial la próxima semana y ya sólo faltaría por fichar un pívot que no puede ocupar plaza de extracomunitario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos