Juego de Tronos

Cinco contra cinco

BERNI RODRÍGUEZ

Para los no seriéfilos como me declaro aquí mismo públicamente y especialmente para los no conocedores de la serie ‘Juego de Tronos’ (incomprensible quien no lo siga), resumiré su argumento de manera breve y clara.

Un grupo de familias más o menos poderosas luchando por poner sus hermosos traseros en el Trono de Hierro, es decir, obteniendo el poder dentro de un mundo donde todo vale con tal de llegar a tan maravilloso premio.

No cuento esto en esta columna porque se me haya ido la cabeza (aún no, creo), sino porque veo semejanzas con la nueva temporada que ya comienza y me parece un símil fantástico para explicar cómo veo este curso 2017-2018

Ha reinado estos últimos años un Real Madrid que parecía invencible hasta que, de repente, en esta temporada pasada se encuentra ganado ‘únicamente’ una Copa del Rey, y vamos a decir que no de una manera solvente, siendo políticamente correctos.

Por otro lado, nos encontramos con que el otro equipo que opta a todos los tronos posibles se estrella en una temporada como no se recuerda en Barcelona. Ni que decir tiene que van a luchar por resarcirse lo antes posible de la única forma posible: ganar todo y a todos. Y ahora resulta que los equipos que en la temporada 2016-2017 han llegado a lo más alto en tres de las cuatro grandes batallas posibles son el Gran Canaria, con la Supercopa; el Valencia, con un merecidísimo título de Liga, y la Supercopa de este mismo año, y nuestro Unicaja con la vuelta a los tronos continentales con el triunfo en la Eurocup.

Ha reinado estos últimos años un Real Madrid que parecía invencible hasta que ‘sólo’ ganó la Copa

Si seguimos con nuestra metáfora y añadimos a los ‘Stark del norte’ en forma de Baskonia, más algunas familias que por parecer menores no dejan de dar miedo subidos a sus caballos con sus emblemas y blandiendo espadas en busca de la gloria (léase Andorra, Gran Canaria, Tenerife, Bilbao y algunos más), nos encontramos con un escenario maravilloso para sentarnos a observar, disfrutar y comer palomitas mientras todos ellos luchan (con fortuna en este caso deportivamente) por llegar a un único objetivo posible: ganar y sentarse en el Trono de Hierro.

Fotos

Vídeos