Los jugadores del Unicaja dejarían de cobrar un mínimo de 80.000 euros si van a la huelga

Suárez y Nedovic. /SUR
Suárez y Nedovic. / SUR

Esta cantidad podría multiplicarse si se añaden los bonus por la clasificación, el pase a semifinales o un hipotético título

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

La celebración de la Copa del Rey en Las Palmas a partir del próximo jueves sigue en el aire después de que la Asociación de Baloncestistas Profesionales (ABP) convocase una huelga indefinida ante la falta de acuerdo con la Liga ACB para la firma del nuevo convenio colectivo. Como ya se informó en SUR, la plantilla del Unicaja se posicionó desde un primer momento a favor de secundar el paro. Ayer las plantillas de clubes como el Morabanc Andorra y el Movistar Estudiantes, clubes que no estarán en la Copa, se desmarcaron de la huelga.

El presidente del Unicaja, Eduardo García, se reunió el viernes con la plantilla para explicarle la postura del club y de la ACB respecto a la huelga, las consecuencias para el club, patrocionadores y aficionados, y les emplazó a que muestren una postura definitiva entre hoy y mañana. Del mismo modo, también les aclaró que si ejercen su derecho a la huelga lo harán con todo lo que ello conlleva.

Según se ha apuntado a SUR, la plantilla del Unicaja dejaría de cobrar un mínimo de 80.000 euros desde el miércoles, cuando arrancaría el paro, hasta el próximo domingo, cuando previsiblemente podría finalizar, a pesar de su carácter indefinido. Aunque se trata de una cantidad considerable, en clubes como el Real Madrid, Baskonia o Barcelona podría ser de hasta cuatro veces más.

Las pérdidas para los jugadores del conjunto malagueño pueden ser mayores, pues todos los contratos contemplan el cobro de determinados bonus por la clasificación para la Copa del Rey, algo que previsiblemente perderían al no jugarse, además de pagos extras añadidos por el pase a semifinales, final y un posible título. Fuentes consultadas indicaron que estos bonus serían de hasta 35.000 euros o incluso superiores, dependiendo de cada contrato.

El Unicaja se ha mostrado firme en su postura de acudir a la Copa, igual que clubes como el Valencia, mientras espera la respuesta definitiva de su plantilla y un posible acuerdo entre la ACB y la ABP, pues todos los estamentos implicados confían en ello.

El club malagueño contrató un charter para desplazar a Las Palmas al equipo, la directiva y un nutrido grupo de aficionados, y ese vuelo privado, en principio, se mantiene, al haber sido abonado, por lo que puede ser un perjuicio económico notable.

Las negociaciones entre la ABP y la ACB quedaron rotas después de que no se llegase a un acuerdo en el pago del fondo social, elemento que en el anterior convenio se acordó que se iba a eliminar, que pasaría a ser responsabilidad de los jugadores por afiliciación (500 euros anuales) y que el sindicato de jugadores quiere que pase de 315.000 a los 533.000 euros. El origen del fondo social está en una contraprestación por la cesión a la Liga de la explotación de los derechos de imagen de los jugadores, aunque estos ya cobran este concepto del club al que pertenecen, y es que los clubes conforman la ACB.

La propuesta de la ACB fue sustituir el fondo social la próxima temporada por el pago de una cantidad fija de 220.000 euros y el 1 % de los ingresos por televisión, y en las siguientes tres, 105.000 euros y un 1 % variable por los derechos de retransmisión. La propuesta fue rechazada. La huelga, de momento, sigue en pie.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos