Llega McCallum, el aplicado, al vestuario del Unicaja

Ray McCallum, junto a su padre, en una imagen de 2012. /SUR
Ray McCallum, junto a su padre, en una imagen de 2012. / SUR

Solicitó información de cómo juega el Unicaja para agilizar su adaptación en su primera experiencia europea

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Hay quien considera que para un jugador es más importante conocer y entender el baloncesto que destacar por alguna cualidad técnica o física. Se trata de saber descifrar e interpretar qué hacer en cada momento dependiendo las situaciones que surjan. Haberse criado en una familia en la que el baloncesto era el pan nuestro de cada día ayuda mucho. Los saben bien Berni, Cabezas, Domas Sabonis e incluso el joven Ignacio Rosa, pujante valor de la cantera cajista. Y también el nuevo base del Unicaja, Ray McCallum, que llega hoy a Málaga y cuyo fichaje ha generado gran expectación entre los aficionados del equipo malagueño.

El estadounidense de 1,91 metros y 26 años se ha criado escuchando los botes de un balón en su casa y escuchando hablar de sistemas de juego. Su padre, Ray McCallum, no destacó en exceso como jugador, pero sí que ha desarrollado una larga carrera como técnico en distintas universidades estadounidenses, incluida la de Detroit, en la que tuvo a su hijo a sus órdenes.

McCallum, que fue elegido en segunda ronda del Draft por los Sacramento Kings en 2012, parece haber heredado de su padre la ética de trabajo que impera en el mundo de los entrenadores. Quizá por eso ha solicitado al Unicaja información sobre los sistemas de juego que el equipo ha utilizado en las últimas temporadas y también cómo se afrontan distintas situaciones del juego. No es una casualidad. Ray McCallum quiere ir sobre seguro en su primera experiencia en Europa.

Fuera del guión

El exjugador de los Kings, Spurs y Grizzlies convenció a los responsables del Unicaja por salirse del guión clásico de base americano jugón y por destacar más como director de juego. McCallum, además de asesorarse sobre el estilo de juego de su nuevo equipo, también quiso seleccionar bien la ciudad en la que pasará su primera temporada en el baloncesto europeo. Descartó las ofertas del Khimki y el Maccabi, que superaban ampliamente a la del Unicaja, porque lo le agradaban Moscú y Tel Aviv, pero también para tener menos presión y poder jugar en un lugar con tradición y una buena atmósfera alrededor.

Quizá por esto su fichaje por el Unicaja sorprendió en el mundillo, también en la selección española, en la que jugadores como Marc Gasol, que lo tuvo de compañero, y Sergio Rodríguez, al que se enfrentó esta temporada, hablan muy bien del nuevo director de juego cajista.

Fotos

Vídeos