Llegan nueve días de desenfreno

Okouo tapona a Iván Cruz el pasado sábado. /Ñito Salas
Okouo tapona a Iván Cruz el pasado sábado. / Ñito Salas
Baloncesto al Sur

Tras una semana fantástica en la cual el Unicaja le ganó por primera vez al campeón de Europa, llegan cinco partidos de dificultad en forma de diente de sierra

José Miguel Aguilar
JOSÉ MIGUEL AGUILAR

De la semana fantástica a nueve días de pasión desenfrenada para cerrar octubre. Tras dos victorias importantes, del 20 al 29 el Unicaja afronta cinco partidos sin tiempo de digerir alegrías o tristezas. Los dos primeros de una exigencia tremenda, fuera de casa en apenas 48 horas frente al subcampeón de Europa, el Olympiacos, y contra el Real Madrid; y la siguiente semana, tres choques de dificultad en forma de dientes de sierra con la visita a Málaga del Brose y el Estudiantes y, entre medias, viaje a Valencia de gratos recuerdos recientes y fecha clave para dilucidar la parte alta de la clasificación europea. Cinco partidos de sensaciones contradictorias en los que sufrir y disfrutar como nunca antes se había soñado.

El Unicaja viene de hacer una gesta sin precedentes. Jamás le ganó al campeón de Europa en vigencia, y el Fenerbahce cayó en el Palacio de forma justa. Hasta el jueves, el cuadro malagueño se había enfrentado en once ocasiones al último ganador del título y jamás había logrado la victoria. Panathinaikos (2002-2003 y 2011-2012), CSKA (2006-2007, en el choque de la ‘Final Four’), Olympiacos (2013-2014, ese año como ahora abrió la competición frente al actual campeón, pero en tierras griegas, y luego también se encontrarían en el ‘Top 16’) y Maccabi (2014-2015) fueron los precedentes. En estos casi cinco lustros de aventura europea, el Madrid y el Barça saborearon dos veces las mieles del éxito, y el cuadro malagueño se enfrentó a ellos en competiciones nacionales en 14 duelos y solo saldó con un triunfo uno liguero frente a los azulgrana y otro en la Supercopa ante los blancos.

Las estadísticas hasta ahora reflejan el gran rendimiento colectivo de un Unicaja en el que aparecen destacados Nedovic (en valoración, asistencias y triples anotados); Augustine (rebotes); Alberto Díaz y Milosavljevic (recuperaciones); Brooks (eficaz en triples y tiros libres, y en rebotes de ataque); y Shermadini y McCallum, desde la personal. A nivel colectivo, la defensa es la mejor de la Liga y la segunda en la Euroliga, lo que habla bien del trabajo de equipo. Además, el conjunto que entrena Plaza es 5.º en ataque, 2.º en asistencias, 4.º en valoración, 1.º en porcentaje en tiros libres, 3.º en triples, el mejor en rebotes ofensivos y el 2.º en recuperaciones. Una gran carta de presentación.

Transcurren los partidos, pasa el tiempo y la devoción por Alberto Díaz va in crescendo entre una afición que idolatra al pelirrojo. Su carácter, su trabajo, su saber estar en la pista, sus triples… Cada día hace más cosas y casi todas bien. Un lujo.

Como han podido comprobar los asistentes al Palacio de los Deportes no solo le sobran equipos a esta Liga (no hay 18 de máximo nivel, desgraciadamente), sino que a determinados árbitros les viene grande la máxima competición. ¡Qué pena de arbitraje en un partido sin tensión dada la superioridad del cuadro malagueño sobre el sevillano!

Intolerable la reacción de Prigioni en una protesta arbitral cuando su equipo iba ¡19 puntos abajo! en Fuenlabrada. Hace una semana un miembro del banquillo del Baskonia hizo ademán de saltar la valla para dirigirse a uno de los colegiados de mala manera... La marcha del cuadro vitoriano, con un triunfo en 4 partidos y con un juego que deja mucho que desear, no justifica el comportamiento de un entrenador debutante, pero con un nombre gracias a una trayectoria muy meritoria labrada en canchas como la del Fernando Martín. Su expulsión tras dos técnicas no sólo fue justa sino que debería acarrear una sanción más dura por encararse, contacto incluido, con un árbitro, Óscar Perea, con cara de circunstancias.

Vuelo sin motor, fortaleza en las alturas, una muralla defensiva. Fran Vázquez sigue cultivando su leyenda en un apartado al alcance de los elegidos. La jornada dejó la cifra redonda de 700 tapones puestos en una Liga tan exigente como ésta, lo que le otorga mayor valor.

Para los insomnes, para los soñadores, para los noctámbulos, para los que madrugan, para los que dispongan de tiempo libre… Una gran noticia: comienza la NBA, el torneo de las estrellas que reúne equipos de ensueño con figuras mundiales cuyos contratos deslumbran tanto como su juego. Este año varias franquicias se han reforzado a conciencia para desbancar a los Warriors. Con nueve españoles en la mejor Liga (incluidos Mirotic e Ibaka), nos esperan ocho meses de fantasía, aunque, dicho sea de paso, algunos encuentros se desarrollen entre bostezos, que hay de todo.

Fotos

Vídeos