Lo que se ve y lo que no

Lo que se ve y lo que no
BERNI RODRÍGUEZ

Si ya es difícil intentar adivinar qué puede pasar en un partido o prever qué ocurrirá durante el mismo, imagínense lo complicado que es hacerlo para uno de la Copa del Rey. Y es que esta competición, como bien saben, suele ser una caja de sorpresas en cuanto a resultados y a juego se refiere.

En un afán por intentar descifrar lo que pueda ocurrir en el primer partido (esperemos que no el último) que disputará el Unicaja, el próximo jueves ante el Real Madrid, si les parece bien, podríamos hacer un análisis y comentar algunos apartados numéricos.

Empecemos por el principio. La estadística es ese papelito con muchos números y datos que se reparte tras el partido, que te cuenta lo que ha ocurrido en él y que tanto gusta a los jugadores. Cuidado, que hay que saber leerla y puede llevar a errores. En algunos aspectos es muy interpetable y cada cual lo hace a su manera dependiendo del momento, del objetivo y especialmente de quién seas. Les aseguro que no es lo mismo un entrenador leyendo una estadística que un jugador o un aficionado.

La estadística es mucho más que ver cuántos puntos ha metido cada equipo y cuántos ha anotado tal o cual jugador. Todos los datos son muy importantes, pero los que yo primero suelo mirar son los porcentajes de tiro de dos puntos, los de los tiros libres y las asistencias. Los porcentajes de tiro te pueden indicar muchas cosas interesantes tanto de tu propio equipo como del rival. Si hablamos de unos altos porcentajes en tiros de dos puntos nos indica que ese equipo está anotando muchas canastas ‘fáciles’ cerca del aro, ya sean en penetración, continuaciones tras bloqueo directo o en contraataque. Si esas tres situaciones están siendo mal defendidas, los porcentajes de dos del equipo contrario subirán y es entonces cuando claramente estamos fastidiados (por no decir otra palabra malsonante). Todo lo que esté por encima del 55-60 % en tiros de dos puntos está ‘demasiado bien’. El Real Madrid es el mejor equipo en este apartado con casi un 60 %. Siendo Unicaja el mejor equipo defensivo de la Liga, reducir esos números se me antoja indispensable.

Los porcentajes en tiros libres nos hablan de concentración, de manejar la presión, de confianza... Todo eso nos puede dar una idea de cómo está el equipo en esos aspectos dentro de un partido concreto o de una temporada. El Real Madrid está actualmente en un no muy especial 75 % en este apartado.

En cuanto a las asistencias, un entrenador me dijo una vez que es casi imposible ganar un partido dando menos de 10 asistencias durante el mismo. Compartir la pelota es síntoma de juego colectivo, de encontrar al mejor compañero situado y de disfrutar jugando. Es, a su vez, reflejo de buenos porcentajes de tiro, por lo que va unido a lo anterior. En este caso los dos equipos tienen números parecidos, en torno a 18 asistencias por partido.

Pero hablemos ahora de esa otra estadística que no se ve. Imagínense un papel donde diga cuántas veces un jugador ha animado a su compañero tras un fallo, cuántas se ha tirado al suelo a por un balón o si ha seguido o no el plan de partido preparado durante la semana, aunque no le beneficiara personalmente. No existen ese tipo de datos a nivel profesional porque es casi imposible cuantificar los intangibles de un jugador. Tienes que verlos y sentirlos en el día a día.

En mi opinión, y especialmente ante un partido como el de la Copa, esta ‘invisible’ estadística se convierte en fundamental. El jueves me fijaré atentamente en ella. Si sumamos positivamente, estaré tranquilo: seguro que ganamos el partido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos