McCallum se exhibe, pero el Unicaja pierde en la prórroga

McCallum se exhibe, pero el Unicaja pierde en la prórroga

El conjunto malagueño cae ante el Gran Canaria (109-110) pese al recital del base, en un partido marcado por el escaso nivel defensivo

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Aunque en los partidos de pretemporada es arriesgado sacar conclusiones tajantes sobre cuestiones técnicas o sobre estilos de juego, sí hay algo que queda claro tras ver estos primeros partidos veraniegos del Unicaja. El público que acuda al Palacio de los Deportes esta temporada se lo va a pasar en grande. El conjunto malagueño plantea un baloncesto rápido y alegre, en el que no sorprenderá ver un ritmo alto de anotación y en el que habrá lugar para la creatividad. Con Nedovic en el equipo, este último aspecto ya estaba garantizado. Pero el fichaje de Ray McCallum aporta un punto más de fantasía al equipo. El jugador norteamericano aún no ha debutado en la ACB y ya tiene enamorado a los más fieles seguidores del Unicaja. Su pretemporada está siendo ilusionante, aunque todo lo bueno que está mostrando lo tendrá que rectificar cuando empiece la competición oficial.

Noticia

Este sábado, en la derrota del Unicaja ante el Gran Canaria (109-110) en el Circuito-Movistar que se está disputando en Granada, McCallum anotó 29 puntos (10 de 12 en tiros de campo y 8 de 8 en tiros libres) y terminó con 35 de valoración. Una auténtica barbaridad para un jugador que fue el que lideró al cuadro malagueño en ataque y que resultó clave para que el partido se fuera a la prórroga tras el empate a 98 registrado en el marcador. Parecía imposible parar al base de Wisconsin, que anotaba en penetraciones increíbles una y otra vez con una facilidad pasmosa. Eso sí, el norteamericano, como el resto del equipo, se centró en la faceta ofensiva. El Unicaja mostró ayer grandes lagunas defensivas y por eso terminó perdiendo ante un rival como el conjunto canario, un equipo muy bien reforzado este verano y con la garantía en el banquillo de Luis Casimiro.

Por si el recital del viernes ante el Guaros de Lara (106-76) daba lugar a engaño, el Unicaja se topó con un Gran Canaria muy serio. Con los descartes del joven Ibáñez y de Musli, la puesta en escena del Unicaja fue con un quinteto que perfectamente podía ser habitual una vez que empiece la competición oficial: Díaz, Nedovic, Waczynski, Brooks y Shermadini. Con la única ausencia de Milosavljevic, que disputará hoy con Serbia la final del Eurobasket, Plaza ya pudo emplear unas rotaciones más acordes a lo que se verá durante la temporada. De hecho debutó Salin, que tras su buen Eurobasket se puso por primera vez la camiseta del Unicaja, curiosamente ante el Gran Canaria, su exequipo. El finés empezó precipitado, abusando el triple, aunque terminó con 15 puntos (3 de 10 en tiros de tres). Shermadini estuvo en pista 12 minutos y en poco tiempo aportó 8 puntos y 4 rebotes. El georgiano se puede poner las botas este año si encuentra complicidad con Nedovic o McCallum, que atraen mucho a las defensas rivales. El punto más gris de los fichajes sigue siendo Augustine, que ayer también estuvo descentrado. Intentó sacar provecho de su juego al poste bajo, pero no estuvo acertado (2 puntos, con 1 de 7 en tiros de campo). Lo malo es que en defensa tampoco mostró solidez, con algunos despistes y siendo superado por Balvin en varias ocasiones. Pero el norteamericano tiene calidad a raudales y seguro que irá a más poco a poco.

Del resto, Brooks siguió en su línea de buenas sensaciones y Nedovic dejó muestras de su talento, aunque en la última jugada del partido perdió el balón con un pase en el aire.

El partido fue vistoso y entretenido para los espectadores, aunque la defensa brilló por su ausencia en ambos equipos. El Unicaja encajó 26 puntos en el primer cuarto con demasiadas pérdidas de balón (23-26) y al descanso ya había recibido 46 (41-46). Oliver, a sus 39 años, marcó el ritmo del encuentro durante gran parte del partido y exhibió su conomiento del juego y su capacidad para tomar buenas decisiones, aunque en defensa no podía con la explosividad de McCallum. El conjunto malagueño tiró de artillería en al tercer parcial para anotar 33 puntos y ponerse por delante en el marcador (74-71). En el último cuarto, McCallum hizo todo lo posible para que el Unicaja ganase el partido, pero dos tiros libres de Báez forzaron la prórroga. En el periodo extra, el exjugador del Barcelona Eriksson –el mismo que eliminó al Unicaja el año pasado en la Copa de Vitoria– marcó la diferencia con sus triples y forzó la segunda derrota del conjunto malagueño esta pretemporada (109-110).

Fotos

Vídeos