McCallum se divierte en el estreno del Unicaja (76-86)

EFE

El Unicaja se lleva la Copa Andalucía ante el Betis con un papel destacado del base americano

ENRIQUE MIRANDAMorón de la Frontera (Sevilla)

Cuando el Unicaja fichó a Ray McCallum, además de los típicos informes sobre su rendimiento deportivo, el club de Los Guindos se interesó por su personalidad y su carácter. Aunque el fichaje se cerró en apenas unos días, tras la espantada de Marcelinho Huertas rumbo al Baskonia, el cuerpo técnico del equipo malagueño tuvo tiempo para recibir informaciones muy positivas sobre el jugador nacido en Wisconsin que iba a iniciar su aventura europea. Hijo de entrenador, disciplinado, trabajador y con la cabeza bien amueblada. Un jugador muy serio que tenía el gran inconveniente de no contar con experiencia fuera del baloncesto norteamericano y con el que habría que tener paciencia.

Pero ayer, tras sólo dos semanas de entrenamiento con el equipo y en el primer amistoso del verano, McCallum se divirtió. Disfrutó en el pequeño polideportivo Alameda de la localidad sevillana de Morón de la Frontera, pese al insoportable calor y a que la tensión no era la de un partido oficial. El Unicaja ganó la Copa Andalucía ante el Real Betis Energía Plus por 76-86 en un partido de tú a tú entre los dos representantes andaluces en la Liga Endesa, en el que hubo algunas acciones muy vistosas, pero que tuvo el nivel habitual de un amistoso de pretemporada.

76 Betis

Franch (2), Alfonso Sánchez (4), Boungou-Colo (19), Cruz (19) y Samuels (15) -cinco inicial-; Blanco (6), McGrath (6), Cizmic (2), Uriz (2), Balciunas, Pluta (1) y Demuth.

86 Unicaja

Alberto Díaz, Ibánez (8), Dani Díez (4) Brooks (8) y Augustine (8) -cinco inicial-, Soluade (16), Suárez (7), McCallum (17), Okouo (7), Rosa, Musli (8) y Carralero (3)

Parciales
20-18, 18-24, 22-24 y 16-20
Árbitro
García Ortiz, Fernández Sánchez y Zamorano Sánchez. Eliminaron por cinco personales a Samuels (min. 38)
Incidencias
Pabellón Alameda de Morón de la Frontera (Sevilla), ante unos 600 espectadores. El consejero andaluz de Turismo y Deportes, Francisco Javier Fernández Hernández, presidió el partido. El Unicaja estuvo representado por su presidente Eduardo García. Al finalizar el partido, el conjunto malagueño recogió el trofeo de la Copa Andalucía. De las veinte ediciones celebradas del torneo andaluz, el conjunto malagueño ha ganado doce

No se pueden sacar grandes conclusiones de este primer partido del Unicaja 2017-2018, con importantes ausencias (los internacionales Salin, Waczynski, Shermadini y Milosavljevic, además del lesionado Nedovic) y con muchos minutos para los canteranos. Sin embargo, gustó ver a McCallum a buen nivel. Anotó 17 puntos, con dos triples de dos intentos y además repartió 4 asistencias en 23 minutos. Pero, más allá de sus números, el estadounidense dio muestras de saber leer bien el juego, de no cometer muchos errores y de saber jugar para el equipo, pese a que ayer asumió protagonismo en ataque.

En defensa se mostró intenso y muy molesto para el base rival. Compartió minutos con Alberto Díaz en pista y ambos forman una pareja defensiva temible para los rivales, aunque lo normal es que no coincidan mucho en cancha. En definitiva, que con todos los aficionados del Unicaja pendientes de McCallum, dejó muy buenas sensaciones en el estreno del equipo.

El otro fichaje que debutó, Augustine, estuvo menos tiempo en pista y terminó con 8 puntos, 3 rebotes en 13 minutos. Además dio dos asistencias y recuperó dos balones; aportó mucho en poco tiempo, elevó el nivel defensivo cuando estuvo en la cancha y dejó un par de acciones al poste bajo de mucha clase.

efe

Con Alberto Díaz ejerciendo de líder en pista, Brooks muy solvente (8 puntos y 6 rebotes) y Musli bien en ataque pero débil en defensa (se llevó alguna bronca de Plaza), dio la sensación de que el Unicaja no tuvo que forzar mucho para superar al conjunto anfitrión. Sólo perdió el primer cuarto y fue de menos a más durante todo el encuentro.

Agradó ver a jóvenes canteranos de Los Guindos jugando con descaro con la camiseta del primer equipo, que por cierto ayer fue la blanca de mangas cortas. Ibáñez, exterior alicantino de 17 años que ya trabajó el año pasado a las órdenes de Plaza, abrió el partido con dos triples consecutivos. Su compañero en el júnior del Unicaja, Jesús Carralero –alero malagueño del que hablan maravillas en Los Guindos– tuvo siete minutos y también pudo anotar de tres. Ignacio Rosa, también habitual en los entrenamientos del primer equipo, se quedó sin anotar pero jugó casi 14 minutos.

Sin duda el más destacado fue Soluade, jugador mucho más hecho que los anteriomente citados (tiene 22 años) que este año ha regresado al Unicaja para ocupar la ficha 14 del primer equipo. Estuvo muy acertado en el triple, anotó 16 puntos con relativa facilidad y protagonizó un tercer cuarto brillante, con tres triples consecutivos.

El encuentro estuvo de cara para los malagueños prácticamente los 40 minutos, pese a que no logró grandes ventajas. Al descanso se marchó sólo cuatro arriba (38-42), ya que dos de los grandes fichajes del Betis (Samardo Samuels y Boungou Colo). El que fuera pívot del Barcelona es el nuevo ídolo de la afición sevillana, más aún después de teñirse el pelo de verde. Terminó el partido con 15 puntos y superó con facilidad a Musli y a Okouo. Boungou Colo fue el máximo anotador del partido, junto con el ala-pívot madrileño Iván Cruz (19 puntos).

Tras el descanso, los tres triples de Soluade y un par de acciones individuales de McCallum sirvieron para aumentar las distancias, aunque el Betis no se daba por rendido (60-66). Hubo que esperar al último cuarto para que los de Plaza terminaran de romper el encuentro, aunque sin grandes alardes (76-86). El Unicaja logró una nueva Copa Andalucía para sus vitrinas y se llevó una pequeña alegría después de tantos entrenamientos. Pero esto sólo acaba de empezar.

Plaza, contento con las sensaciones y con el rol de los fichajes

Joan Plaza analizó la victoria ante el Betis tras el encuentro, sin darle importancia al marcador pero sí a las sensaciones que dejaron sus jugadores. «Como siempre en pretemporada, lo importante es que no haya lesionados. Al final hubo un golpe de Carlos Suárez que me ha preocupado un poco, pero bueno. En cuanto al partido, queríamos este ritmo, quizás jugando menos minutos consecutivos, pero que la gente que estuviera cuatro o cinco minutos en pista lo hiciera con energía», dijo. El técnico del Unicaja aprovechó para hacer probar jugadas y combinaciones de quintetos. «Técnicamente hubo muchos errores, y tuvimos demasiados balones perdidos, pero estamos satisfechos con el rebote, hemos estado fuertes ahí. También hemos tenido fallado demasiados tiros libres (10 de 19). Hay varias cosas que ajustar, los sistemas son muy mejorables como es lógico, pero con buenas sensaciones», afirmó.

Habló de los dos fichajes que debutaron ayer, McCallum y Augustine. «Augustine, más allá de que es un profesional espectacular, hace mucho trabajo poco visible: el hecho de que sea capaz de pasar oxigena mucho el campo, el hecho de que pueda ayudar en muchas rotaciones donde hay agujeros... Ese trabajo lo ha hecho bien y lo hará mejor en un futuro. De McCallum es cierto que hoy ha estado anotando. Ha estado muy acertado tirando desde fuera, muy vertical yendo hacia dentro y, defensivamente, ha gastado alguna falta de más, pero mejor eso a no tener intensidad», declaró.

Fotos

Vídeos