Ray McCallum: «He venido aquí para tratar de ser el mejor»

Ray McCallum posa para SUR durante la jornada de atención a la prensa que realizó ayer el Unicaja. / Fernando González

Base del Unicaja. El base estadounidense emerge como la gran esperanza del Unicaja para confirmarse como alternativa a los grandes de la Liga

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

¿Puede un jugador ser considerado como el fichaje del verano y el que será la revelación del campeonato sin ni siquiera haber debutado en la Liga ACB? Aquí lo tienen. Los directores deportivos de la competición consideran a Ray McCallum como la incorporación más importante entre los más de 100 fichajes que se han realizado estos meses en la competición española. Sólo ha jugado seis partidos con el Unicaja, pero no han hecho falta más para comprobar su talento para el baloncesto. El base analiza para SUR sus expectativas para la nueva temporada y se muestra ambicioso en sus objetivos.

El mejor fichaje, según los directores deportivos de la ACB

No ha empezado la temporada, pero Ray McCallum ya acapara elogios. El base del Unicaja ha sido elegido por los directores deportivos de la Liga ACB como el fichaje más destacado de todos los que se han realizado este verano. Además, también lo catalogan como el segundo mejor base de la Liga. Los directivos señalan a McCallum como la incorporación que tendrá un mayor impacto. El base se llevó el 31% de los votos, superando a Matt Thomas, escolta del Obradoiro que acaparó el 13%. El jugador del Unicaja también ocupó la primera posición en el apartado de jugador más decisivo de la temporada que arranca mañana, aunque en este caso empatado con el húngaro Adam Hanga, del Barcelona. Pero hay más, McCallum también ha sido catalogado ya como el segundo mejor base de la Liga, sólo superado por el madridista Doncic, y por delante del ahora lesionado Sergi Llull. En esta encuesta también destaca la primera posición de Nedovic como mejor escolta de forma indiscutible con el 31% de los votos. Curioso es el caso Alberto Díaz, que es catalogado como el jugador más infravalorado de la Liga.

Ha pasado un mes y medio desde que aterrizó en Málaga. En su primera comparecencia se mostró muy entusiasmado con su nueva experiencia. ¿Se están viendo confirmadas sus expectativas?

–Todo va genial. Las cosas están yendo como esperaba, la verdad. Sabía que Málaga era una buena ciudad y la verdad es que estoy tranquilo y aquí no me tengo que preocupar por nada. El ambiente en el equipo y todo lo que lo rodea es muy bueno, y estoy empezando a hablar español.

Sus actuaciones durante la pretemporada y su estilo de juego han generado una gran expectación a su alrededor, tanto que ya lo catalogan como el fichaje más destacado del verano...

–Desde que vine aquí de los Estados Unidos y desde la NBA sabía que el juego era bastante diferente, y me advirtieron que la adaptación no sería nada fácil, que me llevaría un tiempo. Por esto me he tomado cada partido de la pretemporada como un desafío para mejorar. He hablado mucho con el entrenador y los compañeros me han ayudado para atender el estilo de juego en Europa. Me he sentido cada vez mejor y he tratado de divertirme en la pista.

Todo el mundo está pendiente de usted. Los directores deportivos dicen que va a ser la sensación de la Liga y los aficionados desean verlo competir. ¿Demasiada presión para un recién llegado?

–En absoluto. La principal razón por la que he venido aquí es para tratar de ser el mejor, para mejorar y demostrar que soy el mejor. Afronto cada partido como un desafío. Trato de que cada vez que estoy en la pista el rival esté preocupado de cómo poder pararme. En este momento de mi carrera sólo pienso en mejorar y dar el máximo cada día.

Ha tenido partidos brillantes, pero en la Supercopa se le vio un tanto desubicado. Plaza dijo que aquello le vendrá bien para comprobar el verdadero nivel que hay en España y en Europa. No fue un buen partido a nivel individual.

–No creo que necesariamente tengamos que decir que no jugué bien. La gente me ha visto anotar mucho durante la pretemporada y quizá esperaba algo así porque ese día sólo anoté siete puntos. La realidad es que sólo lancé dos veces a canasta. No se trata de anotar, al menos en mi caso. Ese partido fue distinto para mí respecto a los anteriores. Pero en líneas generales estoy contento con la pretemporada y he entendido que debo ser más agresivo en la pista para ayudar a los compañeros.

«He visto que aquí a la gente le gusta mucho el pan (risas), y el zumo ese de tomate... El gazpacho me encanta»

Es decir, que lo que veremos de Ray McCallum será un equilibrio entre puntos y asistencias.

–Eso es. Yo soy un base. Mi cabeza me pide anotar 30 puntos en cada noche, pero a mí me gusta anotar y acabar los partidos con un buen números de asistencias, y si puedo rebotear y robar balones, mejor. Quiero hacer de todo, porque eso es lo que hacen los grandes bases para ayudar a su equipo. Anotar, pasar y ser agresivos.

¿Su vida en Málaga es muy diferente a la que tenía en Estados Unidos? ¿Qué es lo que más le ha sorprendido?

–Definitivamente el estilo de vida es muy distinto. Me gusta estar aquí. Vivir cerca del mar, la comida es fantástica y la gente es muy amigable. Es un cambio grande para mí, tenga en cuenta que he vivido 26 años en Estados Unidos, pero lo estoy disfrutando. Me llevó un par de semanas acostumbrarme a los horarios y al estilo de vida, pero ahora me siento muy cómodo.

¿Dónde va Ray McCallum a pasear, a qué restaurantes, cómo es su día a día en Málaga?

–He estado en muchos sitios para tratar de conocer la ciudad. Vivo cerca del Palacio de los Deportes, al lado de la playa, que es algo genial. Me gusta pasear por el puerto. La comida es fantástica en los restaurantes de la playa. He visto que aquí a la gente le gusta mucho el pan (risas) y el zumo ese que hacen de tomate... El gazpacho. Me encanta.

Su padre (lo entrenó durante su etapa universitaria) ha sido una persona clave en su carrera. Imagino que estará muy pendiente de cómo le van las cosas en Málaga. ¿Ha visto sus partidos? ¿Le ha dado algún consejo?

–Ha visto todos los partidos y hablamos todos los días, la verdad. Se ha asegurado de ver los partidos y me entrena desde la distancia... Me insiste en que trate de disfrutar de la experiencia y que juegue duro. Mi familia vendrá durante la temporada para ver algunos partidos.

Está sólo en un equipo nuevo, en una ciudad nueva y en un país nuevo. Todo parece complicado.

–Mi padre es entrenador, así que mi familia y yo estamos acostumbrados a mudarnos con frecuencia. Yo he estado en varios equipos de la NBA también, así que esto no es nuevo. Lo que lo hace diferente es que es un país distinto, pero tengo a los compañeros y a la gente del club arropándome para que me sienta como en casa.

La mayoría de jugadores estadounidenses vienen plagados de tatuajes...

–¡Soy un chico limpio! (Risas) Los tatuajes no son lo mío. Simple.

Fotos

Vídeos