Zona técnica

Lo mejor, los suplentes

MARTÍN URBANO

Como es habitual en el baloncesto actual, y especialmente en el Unicaja, sin acierto desde la línea de tres puntos resulta muy difícil ganar. Al cuadro malagueño, con sólo tres aciertos en este tipo de tiros, le fue imposible dominar a uno de los conjuntos más discretos de la competición. En un partido con muchos momentos malos, merece ser destacado el gran trabajo y la ilusión de los suplentes del Unicaja en el arranque del último cuarto, precisamente cuando el equipo pasaba por el peor momento tras dos cuartos muy pobres.

Plaza prefirió empezar el partido con su mejor trío defensivo exterior frente a un equipo que tiene su mayor capacidad anotadora en el perímetro. Los locales ponían más carga física en su juego y el Unicaja daba la réplica cargando el rebote ofensivo. Al final del primer cuarto el marcador señalaba un empate, con predominio serbio en los triples y mayor presencia malagueña en la línea de tiros libres. En el arranque del segundo cuarto, con muchos suplentes sobre la cancha y Omic vigilando a Shermadini, la anotación conjunta se vino abajo. El Unicaja no anotaba ni por dentro ni por fuera. Fue Soluade quien lo mantuvo dentro de una mediocridad alarmante. Milosavljevic, que había sido clave en el primer cuarto, no jugó en el segundo y su equipo llegó al descanso tres puntos por debajo.

Después de la pausa, el Unicaja necesitaba más acierto exterior y menos pérdidas de balón. Plaza puso otra vez en cancha a sus titulares, pero los locales volvieron con gran acierto exterior y abrieron la primera brecha en el marcador. El perímetro malagueño no acertaba de tres y el equipo malvivía del rebote ofensivo. En la recta final del tercer cuarto, Plaza intentó encontrar el espacio que le faltaba a su ataque retirando al pívot, pero el Estrella Roja seguía mandando. A pesar de que la situación no era buena, el técnico visitante ordenó en el comienzo del último cuarto un quinteto con Okouo y otros cuatro suplentes. Sin embargo, la pelea defensiva de los hombres del banquillo visitante situó al Unicaja en disposición de ganar. Plaza recompuso el quinteto y Waczynski se convirtió en el rey del partido, pero la defensa ya no era tan heroica y al final faltó tiempo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos