Milosavljevic hace autocrítica

Milosavljevic bota el balón perseguido por Roll durante el choque ante el Maccabi. /Mariano Pozo. Euroliga
Milosavljevic bota el balón perseguido por Roll durante el choque ante el Maccabi. / Mariano Pozo. Euroliga

«No van las cosas como yo esperaba; mi mejor juego está por llegar», reconoce el alero del Unicaja

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Llegó como uno de los pilares del equipo, pero la primera temporada de Dragan Milosavljevic en el Unicaja está siendo compleja. Está lejos de los números que firmó en su anterior equipo, el Alba de Berlín, y sabe que todavía tiene mucho recorrido hasta alcanzar el nivel que se le supone y el que también espera ver la afición del Unicaja.

El serbio ha tenido que adaptarse en Málaga a una situación totalmente nueva para él. Tanto en el Partizán como después, en Alemania, casi todo el juego del equipo pasaba por sus manos y en el Unicaja no tardó mucho en que Plaza le asignase una función defensiva. «Es un rol distinto al que tenía en el Alba, aquí hay muchos jugadores de calidad y muchas rotaciones. En el Unicaja cualquier jugador puede anotar. Es un estilo distinto al que yo estoy acostumbrado, no me importa reconocerlo. También el entrenador es muy distinto a todos los que yo he tenido en mi carrera y está haciendo un gran trabajo con el equipo. Pero eso da igual. Sólo se trata de ir todos a una y eso es lo que estamos haciendo desde que comenzó la temporada», reconoce Milosavljevic.

El alero se operó del codo izquierdo al final de la temporada pasada y quizá eso le ha restado algo de soltura y eficacia en su lanzamiento de tres. No hay que perder de vista que fue el mejor triplista de la fase regular de la pasada Eurocup. «Estoy trabajando en mi tiro para tratar de recuperar la confianza. Mi mejor juego está por llegar. Si merezco jugar más, pues perfecto, pero si no lo hago, trataré de hacer mejor al equipo de otra forma».

El jugador incide en esa reflexión autocrítica y no le importa decir que esperaba hacerlo mejor en un club como el Unicaja, que apostó por él meses antes de que acabase la campaña pasada. «No van las cosas como yo esperaba. Es cierto que no he jugado bien en algunos momentos, aunque sí he tenido algún partido bueno. Es mi primer año aquí y he tratado de adaptarme lo mejor posible. Tengo grandes compañeros que me están ayudando, y el entrenador, también», explica.

Sin jugar en once partidos

Ese proceso de adaptación está siendo más duro de lo esperado, de ahí que haya sido descarte habitual de Plaza. Entre Liga y Euroliga se ha perdido 10 partidos, siete en la ACB y tres en el torneo europeo. Lo más llamativo fue que se quedase en blanco en el partido de cuartos de final de la Copa contra el Real Madrid. Como es lógico, no es algo que le agrade, pero que sabía que podía suceder desde antes que empezase la temporada. «Es el sistema del equipo, porque tenemos grandes rotaciones y a veces hay jugadores, como en este caso yo, que no pueden jugar. Tenemos un ritmo muy alto, con viajes largos, y el entrenador quiere mantener el nivel de energía en cada momento. Tanto yo como el resto tenemos que dar el máximo cuando jugamos», insiste.

«El entrenador es distinto a los que he tenido en mi carrera y está haciendo un gran trabajo»

Su gran apoyo es Nemanja Nedovic, compañero de selección en Serbia y gran amigo pese a sus orígenes dispares. Milosavljevic se formó en el Partizán y el escolta en el Estrella Roja, clubes que tienen una gran rivalidad. A pesar de esta situación atípica de entrar y salir del equipo, ‘Gagi’ –como se le conoce en el vestuario– tiene una buena opinión de Joan Plaza, que incluso lo ha elogiado en alguna comparecencia pública. «Es un guerrero. Será un jugador importante para el club en el futuro», dijo de él.

«Es cierto que no he jugado bien en algunos momentos; es mi primer año aquí y trato de adaptarme lo mejor posible»

Milosavljevic, que fue padre de un niño hace un par de semanas, sí que tuvo un papel protagonista en la victoria ante el Maccabi, que permite al equipo seguir en la lucha por la clasificación en la Euroliga. «Mostramos mucho carácter y personalidad en la segunda parte para tratar de alcanzar ese ‘Top 8’. La verdad es que es una pena porque hemos perdido varios partidos por muy pocos puntos, y con alguna de esas victorias estaríamos ahora en una gran posición. Creo que todavía es posible, así que lo vamos a seguir intentando. Si lo conseguimos, será genial, pero si eso no sucede, creo que el equipo habrá hecho una gran temporada. Creo que nadie esperaba este rendimiento al comienzo de la temporada», destaca.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos