Diario Sur
Malaga CF

El Unicaja da la cara, pero cae ante el Real Madrid (78-83)

Una jugada del encuentro disputado en Torremolinos.
Una jugada del encuentro disputado en Torremolinos. / Unicaja B. Fotopress
  • El conjunto de Plaza volvió a dar buena imagen, pese a las bajas

No pudo el Unicaja sumar una victoria en los dos partidos que ha disputado esta semana en el torneo Costa del Sol. Si el jueves perdía ante el Fenerbahçe en un partido vibrante con tres prórrogas, este sábado lo hizo ante el Real Madrid (78-83). Aún así, el equipo malagueño ha dejado una buena imagen en esta competición organizada por la Diputación de Málaga, ante dos rivales no solo de Euroliga, sino de Final Four.

Ante el Madrid, en un Palacio de San Miguel de Torremolinos abarrotado, el equipo malagueño fue de menos a más hasta llegar a los últimos minutos con un marcador ajustado. Tampoco es que Plaza fuera a por la victoria -jugó las últimas posesiones con los dos júnior, Rosa e Ibáñez-, pero sí se logró plantarle cara a un Madrid que llegaba con la única baja de Llull (en el Unicaja no estuvieron Díez, Waczynski ni evidentemente el '5' que aún no se ha fichado). En el aspecto individual también hubo algunas notas a destacar, como el magnífico papel de Viny Okouo ante algunos de los mejores pívots de Europa o lo bien que pinta Brooks, a poco que ese adapte a su rol en el equipo. También se pudo a ver a un Musli muy activo (y efectivo en las inmediaciones del aro), siempre que los bases conectaron con él.

El inicio de partido sirvió para ver los primeros minutos de Nedovic en esta temporada. El serbio jugó solo cinco minutos y estuvo precipitado, pero su vuelta a las canchas es buena noticia. Jugó otros cinco minutos tras el descanso y se le notó claramente mermado físicamente. El serbio después se estuvo quejando de su rodilla izquierda en el banquillo. Su recuperación plena cara al inicio de la competición será fundamental para los intereses del Unicaja.

noticia relacionada

Los cuatro puntos seguidos de Musli en las primeras jugadas fueron un espejismo, porque después el conjunto malagueño se quedó estancado. El Real Madrid puso la directa y le endosó el cuadro malagueño un parcial de 0-14, ante la falta de respuestas de la defensa local. La entrada de Fogg le dio algo más de verticalidad al ataque del Unicaja, que cayó en el primer parcial por 11-23. El 3-33 de valoración del primer cuarto reflejaba la diferencia entre ambos equipos.

Mejoría

En el segundo parcial, el Unicaja mejoró. Fogg siguió anotando y el conjunto malagueño buscó de nuevo a Musli, que anotó los cuatro tiros de campo que intentó en la primera mitad. El ataque local sumó además a Brooks, por lo que las diferencias se redujeron. Aún así, el Real Madrid tenía una enorme facilidad para anotar, especialmente en posiciones interiores. Los hombres grandes del conjunto de Laso (Ayón, Randolph, Hunter) apenas encontraban obstáculos cerca del aro, pese al notable trabajo de Okouo. Es evidente que la ausencia de otro pívot en la rotación malagueña, a la espera de N'Diaye, posible sustituto de Mbakwe, deja cojo al juego interior malagueño. Pero la imagen del Unicaja mejoró, generó más problemas a la defensa madridista y consiguió ganar el parcial para marcharse al descanso con 9 puntos de desventaja (37-46).

El cuadro que entrena Plaza salió en la segunda mitad con las mismas ganas e intensidad que mostró ante el Fenerbahçe. No quería dar por perdido el partido y contó con algunos protagonistas inesperados en ataque, como Alberto Díaz y el temporero Juanjo García. Cinco puntos de cada uno pusieron al Unicaja a uno del Madrid (47-48), aunque el conjunto de Laso respondió con un parcial de 0-7. Los triples de Smith o Lafayette y la mejoría defensiva permitieron que el Unicaja se hiciera con el parcial para entrar en el último cuarto con solo tres puntos de desventaja (60-63). En el último cuarto, el cuadro malagueño siguió apretando y compitió cara a cara con el Madrid, con unos buenos minutos de Brooks en ataque. Al final, Plaza jugó con los júniors Rosa e Ibáñez, junto a Díaz, Lafayette y Okouo. Un quinteto muy joven que no pudo impedir la victoria del equipo de Laso (78-83).