Diario Sur
Malaga CF

La ACB de los 17 equipos y la clase media

Foto de familia de jugadores e invitados que asistieron ayer a la presentación de la Liga Endesa.
Foto de familia de jugadores e invitados que asistieron ayer a la presentación de la Liga Endesa. / ACBPhoto
  • Un club menos y una mayor igualdad entre los conjuntos de mitad de tabla, novedades de la Liga Endesa

  • Este verano se han realizado un centenar de fichajes y se ha vivido una de las mayores desbandadas desde España hacia la NBA

La Liga Endesa vuelve a levantar el telón, en la misma semana en la que se celebra el torneo inaugural –la Supercopa, en la que no estará el Unicaja– y a apenas diez días de que comience la competición.

En un acto celebrado en Madrid, en la sede de Endesa (patrocinador principal), el mundo del baloncesto español se reunió para dar la bienvenida a una temporada en la que hay algunas novedades. La más importante, el número de participantes, que este año será impar (17), por lo que cada semana habrá un club que descanse. La renuncia del Gipuzkoa Basket y las dificultades económicas para que los equipos de LEB que lograron el ascenso suban de categoría ha dejado a la Liga coja. No es quizás la mejor imagen para una de las competiciones más fuertes de Europa, aunque tiene que invitar a la reflexión sobre el futuro de la ACB.

De nuevo el interés de la Liga estará en sus jugadores, tras un verano convulso tras el aumento del tope salarial en la NBA. Ya no jugarán en España estrellas como Satoransky, Sergio Rodríguez, Abrines, los Hernangómez o el exalero del Unicaja Kuzminskas. Pero no faltarán nombres para atraer al aficionado: Randolph (Real Madrid), Rice (Barcelona), Bryant (Valencia), o McCalebb (Gran Canaria) garantizan el espectáculo.

Otros menos conocidos por el gran público seguro que logran hacerse un hueco, como Fogg, el anotador compulsivo que ha fichado el Unicaja o Thanasis Antetokounmpo –hermano de la estrella de los Bucks–, que probará en España tras no triunfar en la NBA. De nuevo Real Madrid y Barcelona están un escalón por encima del resto, pero en esta temporada muchos de los protagonistas coinciden en que puede haber mayor igualdad entre la clase media.

Junto al Baskonia, el Unicaja o el Valencia, los teóricos aspirantes a molestar a los dos grandes, este año hay muchos clubes que se han reforzado muy bien, en parte para poder competir también en Europa, como Gran Canaria, Tenerife, Bilbao, Murcia e incluso Fuenlabrada.

«Es verdad que este año parece que la lucha por los ‘play-off’ va a ser muy complicada», dice Álex Mumbrú, uno de los clásicos de la Liga Endesa a sus 37 años. «Hay un grupo de equipos con los que quizás otros años no se contaba tanto, que ahora pueden hacer algo interesante», afirma el alero. Campazzo, jugador del Murcia, también reivindica el papel de los equipos de clase media: «Nosotros aspiramos a hacer grandes cosas, va a ser una temporada larga, pero creo que la lucha por los ‘play-off’ va ser muy interesante», afirma. Entre los equipos que aspiran a mantener la categoría, esta temporada la gran novedad es el Real Betis Energía Plus, nueva denominación del equipo de la capital sevillana. Costará adaptarse a ver en la ACB a un equipo con el nombre del clásico del fútbol español, aunque ayer, el exfutbolista Gordillo, padrino del Betis, abogó por romper barreras y por aunar fútbol y baloncesto bajo el manto del conjunto sevillano.

Humor y reivindicación

La presentación de la Liga estuvo marcada ayer por el buen humor, en una gala conducida por el presentador Antonio Lobato y el humorista Goyo González. Por la sede de Endesa pasaron algunos rostros muy conocidos que apoyaron a sus equipos, como la periodista Samanta Villar (Joventut), el actor Manuel Manquiña (Obradoiro) o los humoristas Quequé (Estudiantes) y Miki Nadal (Real Madrid). Por el Unicaja fue Manolo Sarria, hombre siempre muy ligado al deporte malagueño, que se vinculó al baloncesto por su hijo: «Me vino la afición de mi hijo, que empezó a jugar a baloncesto y estuvo en Los Guindos una temporada», explicó.

En el arranque de la gala, el presidente de la ACB, Francisco Roca, aprovechó para pedirle al nuevo gobierno del país «cambios en la Ley de Mecenazgo para que puedan estar dentro las organizaciones deportivas que trabajan las canteras».