Malaga CF

El Unicaja da un paso más (87-75)

fotogalería

/ Josele-Lanza -

  • El equipo malagueño gana la Copa de Andalucía ante el Real Betis con una solvente segunda parte

  • Waczynski debutó con el equipo y Musli fue el jugador más valorado del cuadro malagueño en el último amistoso antes del inicio de la Liga Endesa

En cinco días, el Unicaja empezará su periplo en la temporada 2016-2017 en la cancha del actual campeón, el Real Madrid. Ahí se verá el nivel inicial de este proyecto que tiene Joan Plaza entre manos, que actualmente parece muy distante de su rendimiento máximo. Sin embargo, las sensaciones que deja la ruta de amistosos de este verano no son negativas, ya que se ha visto una clara mejoría entre el equipo que compitió por primera vez en a Villagarcía de Arousa y el que ayer jugó alzó el título de la Copa de Andalucía.

El cuadro malagueño ganó ayer al Real Betis Energía Plus –nueva denominación del Baloncesto Sevilla– en Benahavís por 87-75. Lo hizo con una primera parte irregular, pero con un buen trabajo en la segunda mitad, tanto en defensa como en ataque. Al Unicaja se le ve algunos mimbres para ser un equipo incómodo y peleón esta temporada, aunque en algunos aspectos aún desespera. El tiro exterior es el principal arma del equipo malagueño y es un arma de doble filo. Fogg, Smith o Nedovic pueden sentenciar el partido desde lejos, pero ayer hasta seis jugadores lanzaron más desde la línea de 6,75 que de dos (los tres antes mencionados, junto a Suárez, Díaz y Lafayette). También se sigue echando en falta que le lleguen más balones a Musli, un seguro de vida cerca del aro (fue el más valorado del Unicaja con 8 puntos, 8 rebotes y 15 de valoración) A esto hay que unirle las lagunas en el juego propias de este punto de la pretemporada.

Muchos anotadores

Pero el Unicaja dio ayer un paso más, porque demostró consistencia en el momento de la verdad y sacó mucha ventaja desde la defensa, algo que siempre marca a los equipos de Plaza. Además, ante el Real Betis se vio claramente la variedad de recursos que tiene el equipo malagueño en ataque, con cinco jugadores con diez puntos o más.

De nuevo el Unicaja salió con tres ‘pequeños’ en el quinteto inicial, con Fogg como escolta y Smith de alero. Aunque ayer faltaba Dani Díez por un esguince de tobillo, no será extraño ver a Smith o a Nedovic en funciones de ‘3’ durante la temporada. El partido arrancó marcado por las imprecisiones, con los dos equipos poco acertados. Parecía que el Real Betis Energía Plus –con Berni en el palco, Tabak en el banquillo y y Zoric y Alfonso Sánchez en la plantilla, aunque el último no jugó por lesión– salió con una marcha más al pabellón de Benahavís. El alero norteamericano Lockett llevaba la voz cantante para el conjunto sevillano, mientras que en el Unicaja el ataque se alegró con la entrada a mitad del cuarto de Fogg y Brooks (21-19). El base es un tirador nato, aunque aún no se le ve suelto en labores de dirección, mientras que el ala-pívot puede ser una de las sorpresas gratas del equipo.

En el segundo cuarto, despertó Zoric, un jugador que vuelve a la ACB para reencontrarse con su mejor juego después de una etapa de su carrera bastante gris. El croata le ganó la partida a Musli en el segundo parcial, aunque su incidencia en el partido bajó. También destacó el debut de Waczynski, que logró un 2+1 en la primera bola que tocó y que anotó el último tiro antes del descanso (39-36).

La igualdad de la primera mitad se desvaneció en el tercer cuarto, cuando el ataque local empezó a carburar. Smith, muy completo ayer, abrió la cuenta con un triple y los puntos empezaron a llegar con fluidez. Pronto el Unicaja se iba de 13 puntos (53-40), con algunos destellos de Nedovic. El conjunto sevillano aguantó el tipo, pero llegó al último parcial con 11 puntos de desventaja (66-55).

En la segunda mitad, el Unicaja tuvo muy buenos minutos en defensa, presionando la salida del balón y con los pívots también muy activos. Destacó en este aspecto la labor de Brooks, que se multiplicó en labores defensivas e incluso recibió los elogios de Plaza desde la banda. Dos triples seguidos de Alberto Díaz pusieron al Unicaja 20 arriba y terminaron de sentenciar el encuentro, aunque el conjunto sevillano aprovechó la entrada de los júniors locales (Ibáñez y Rosa) para reducir la ventaja al final del partido (87-75).