Malaga CF

La nueva realidad del Unicaja

Plaza se dirige a sus jugadores en un entrenamiento.
Plaza se dirige a sus jugadores en un entrenamiento. / Ñito Salas
  • El conjunto malagueño afronta una temporada clave en la que no jugará Euroliga por primera vez en 15 años

El pabellón será el mismo, el entrenador también y la directiva tampoco ha cambiado. Pero la temporada del Unicaja que empieza hoy será distinta a la de años anteriores. Incluso se puede convertir en un punto de inflexión en la historia reciente del club malagueño, que cumple ahora 40 temporadas. Después de 15 años, desde aquel heroico título de la Copa Korac, el Unicaja no jugará en la Euroliga, la máxima competición europea. El jarro de agua fría que se barruntaba años atrás y que se confirmó la pasada temporada es hoy una realidad. Y en esa realidad, existe una élite europea del baloncesto, con CSKA, Fenerbahçe, Efes, Olympiacos, Panathinaikos, Real Madrid, Barcelona, Baskonia y el resto de los 16 clubes de Euroliga de la que ya no forma parte del club de Los Guindos. Lo que está en juego esta temporada es volver a esa zona noble, por lo que el papel que desempeñe el Unicaja en la Liga Endesa será más importante que nunca.

noticia relacionada

En la Liga Endesa el Unicaja tendrá un objetivo claro: quedar al menos como el mejor equipo de la competición tras los tres de Euroliga (Real Madrid, Barça y Baskonia). Ese sería el camino más rápido para regresar a la máxima competición europea y en esa carrera tendrá rivales de peso, principalmente el Valencia o el Gran Canaria. Aunque el Unicaja siempre lucha por llegar lo más lejos posible y su historial y su presupuesto le obligan a entrar en ‘play-off’, este año además habrá que mirar de reojo qué hacen esos rivales directos. Sin el colchón de la Licencia A de la que disfrutó en las últimas temporadas, hacer un buen papel en la liga española se antoja fundamental –la otra vía para ganar una plaza en la Euroliga es ganar la Eurocup–. Sin Euroliga, el Unicaja ha tenido que afrontar un verano difícil en materia de fichajes y ahora tendrá que competir en la ACB con menos recursos, al tener menos ingresos de la competición europea. Además, tendrá que adaptarse a un nuevo calendario, en el que los partidos en Eurocup serán los martes y los miércoles.

Sin equipo LEB

En este nuevo escenario para el Unicaja, hay otro aspecto que también puede afectar al rendimiento del equipo. El cuadro cajista no contará con el paracaídas de tener un equipo vinculado en LEB. En las últimas temporadas, era habitual que el primer equipo echara mano de jugadores del Clínicas Rincón, ya sea para los entrenamientos o para partidos oficiales en caso de lesiones. Ahora los Romaric (Manresa), Karahodzic (Partizán), Soluade (Burgos) o Uta (Covirán Granada) están cedidos en otros equipos. El siguiente escalón dentro del club es el conjunto júnior, a demasiada distancia del primer equipo. De ahí han salido los refuerzos para este verano, como Rosa, Ibáñez o Sow. Pero en la competición no será tan fácil recurrir a chavales de 18 años. De hecho, el club ya ha tenido que hacer un primer fichaje temporal para ayudar en los entrenamientos, como Juanjo García. Quizás no sea el último en llegar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate