Diario Sur
Malaga CF

Kyle Fogg: 'Dios, la familia y los aros'

El pasado domingo la Liga Endesa descubrió al mejor Fogg
El pasado domingo la Liga Endesa descubrió al mejor Fogg / Álvaro Cabrera
  • El base del Unicaja, se reivindicó ante el Baskonia y avisa: «No soy solo un tirador»

«Dios, la familia y los aros. Dedicado a mejorar día a día y a ayudar a los menos afortunados en su nombre». Esa frase de cabecera de Kyle Fogg, que lo acompaña en el vestuario del Unicaja, ayuda a hacerse una idea de cómo es el base del club malagueño, uno de los fichajes que ha debutado esta temporada en la Liga Endesa. Fogg no es un fichaje de relumbrón; tras una exitosa etapa en la Universidad de Arizona y en la Liga de Desarrollo de la NBA, el estadounidense dio el salto a Europa para tratar de hacerse un nombre. Empezó por la Liga finlandesa, siguió por Bélgica y terminó en Alemania, una competición de mayor nivel, para ser el máximo anotador de la Liga con el Bremerhaven, uno de los clubes más modestos.

El Unicaja, en plena búsqueda de bases incisivos, con capacidad para anotar, se fijó en él. A sus 26 años le ha llegado la hora de demostrar su talento en un equipo grande. En pretemporada rompió todos los registros metiéndole 37 puntos al Fenerbahçe en Alhaurín el Grande, aunque una vez que arrancó la competición el jugador pasó a un segundo plano. El pasado domingo, ante el Baskonia, la Liga Endesa descubrió al mejor Fogg, tras anotar 19 puntos, 12 de ellos en el último cuarto, para guiar a su equipo a la victoria.

El jugador californiano sin embargo elude los focos. No quiere hablar mucho de sus números individuales y repite constantemente los verbos «trabajar» y «mejorar». También el término «bendecido». «Estoy muy contento, sobre todo por la victoria. Pero es solo un partido más y ya tengo ganas de volver al trabajo», asegura minutos antes de empezar la sesión de entrenamiento de ayer lunes. «Mucha gente espera que yo haga muchos puntos, pero para mí no es lo más importante. Me preocupa más jugar bien y que el equipo gane; los puntos, si no los meto yo, los meterá otro», afirma. Admite que el partido ante el Baskonia lo ayudará a tener más confianza, aunque asegura que él cree mucho en su trabajo. También cuenta con el apoyo de Plaza, que remarcó el domingo que cree mucho en Fogg y que está convencido de que protagonizará «grandes noches» con el Unicaja. «Es importante tener el apoyo del entrenador, sé que él cree en mí y eso siempre ayuda. Me estoy integrando bien en el equipo, tengo unos compañeros magníficos y me estoy divirtiendo c’on el baloncesto», declara. Quizás algo encasillado en el papel de tirador, por su facilidad para anotar desde lejos del aro, incluso con un defensor delante, Fogg se reivindica como un jugador más completo: «No soy solo un tirador, hago más cosas y tengo que hacer muchas más: pasar mejor el balón, ir al rebote, hace jugar a los demás... No pienso solo en meter puntos», comenta. Por eso ataja cualquier debate sobre si es base o escolta, uno de los aspectos más cuestionados en este arranque de temporada. «Ahora estoy jugando de base y me gusta lo que hago. Puedo jugar en las dos posiciones, lo que me pida el entrenador», afirma. Para Fogg, que el Unicaja tenga tres bases tan distintos como Díaz, Lafayette y él «es muy bueno para el equipo, porque aprendemos unos de otros».

Fogg no oculta que le gustaría probar algún día en la NBA, aunque no piensa mucho en ello. Está feliz en Málaga, le encanta la ACB y el estilo de vida español y quiere llegar lejos con el Unicaja: «Tenemos un muy buen equipo; es pronto para decir si podremos ganar un título, pero estamos mejorando cada día».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate