Diario Sur

Malaga CF

El día de Gurovic y Cabarkapa

Gurovic tapa a Cabarkapa en el partido jugado en 2002.
Gurovic tapa a Cabarkapa en el partido jugado en 2002. / SUR
  • El Buducnost, otrora vivero de algunos de los mejores jugadores yugoslavos, vuelve a Málaga catorce años después

La guerra de los Balcanes acababa de finalizar y de dejar totalmente divivida y destrozada la antigua Yugoslavia. En esas circunstancias el Unicaja recibió un 18 de diciembre al Buducnost, entonces equipo yugoslavo y no montenegrino como ahora, y que en sus filas tenía a algunos de los mejores talentos del país.

La entidad del Buducnost entonces era mayor que la de ahora, aunque sin renunciar a esa idea clara y arraigada de los conjuntos balcánicos de apostar sí o sí por los jóvenes valores. Aquel Buducnost, dirigido por Vlade Djurovic, todavía hoy en activo a los 68 años, tenía en sus filas a un joven Zarko Cabarkapa, catalogado como el mejor ala-pívot yugoslavo del momento, además de un jovencísimo Aleksandar Pavlovic, y un incipiente Slavko Vranes, que todavía no había alcanzado su tope de altura (2,29 metros).

Los tres dieron el salto a la NBA a la temporada siguiente con más o menos suerte. Eran los años en los que las franquicias estadounidenses habían descubierto el talento de los yugoslavos tras las geniales actuaciones se su selección.

En aquel duelo entre el Buducnost y el Unicaja en la Euroliga, Milan Gurovic y Cabarkapa mantuvieron un espectacular mano a mano. El cajista fue el mejor del choque al acabar con 20 puntos y estar casi perfecto desde la línea de tres (4/5). Su compatriota, un jugador más interior, firmó 19 puntos y 6 rebotes.

Meses antes ambos formaron parte de una selección yugoslava para el recuerdo, la que conquistó la medalla de oro en el Mundial de Indianápolis en 2002 al vencer en la final a Argentina. Fue la última vez que Yugoslavia compitió bajo esta denominación después de que la terrible guerra que asoló el país repartiera el talento entre las nuevas naciones. Aquel equipo campeón del mundo en Estados Unidos estaba formado por Bodiroga, Koturic, Rakocevic, Stojakovic, Radmanovic, Marko Jaric, Drobnjak, Divac, Vujanic, Tomasevic, Gurovic y Cabarkapa, con Svetislav Pesic como entrenador. Gurovic prolongó su carrera en Europa, y Cabarkapa se fue a los Phoenix Suns para luego ser traspasado a Golden State. No le acompañó la suerte y en 2006, a los 25 años, dejó de jugar para recuperarse de sus lesiones y molestias en la espalda.

Lo volvió a intentar en 2009, pero su momento había pasado. Jugó cuatro partidos con el Buducnost y se tuvo que retirar a los 28 años. Su carrera fue fulgurante, pero sigue en el baloncesto. Ahora es el director deportivo de la Liga Adriática, en la que Gurovic acaba de dejar el banquillo del Vrsac. La historia de ambos seguro que vivirá otro capítulo, aunque el primero se escribió en ese mágico año de 2002.