Diario Sur

Malaga CF

Una victoria para arrimarse a la Copa

Kyle Fogg ayuda a levantarse a Alberto Díaz en el partido ante el Buducnost.
Kyle Fogg ayuda a levantarse a Alberto Díaz en el partido ante el Buducnost. / Álvaro Cabrera
  • En la última Liga con 16 equipos hicieron falta ocho victorias para clasificarse

  • El Unicaja ha ganado cinco partidos hasta el momento, por lo que los encuentros de casa serán clave ahora que el calendario se endurece

La empresa no es fácil, pero el escenario y las circunstancias son las ideales para que el Unicaja asalte al Barcelona y ‘amarre’ su presencia en la Copa del Rey que se celebrará en Vitoria en el mes de febrero.

El conjunto malagueño está bien encaminado, pues tiene cinco victorias después de nueve jornadas y con siete por delante para continuar ampliando el número de triunfos. Las cuentas son claras y hay precedentes cercanos. En la temporada 2008-2009, la Liga también se redujo a 17 equipos por la baja del Akasvayu. Entonces hicieron falta 8 triunfos para jugar la Copa disputada en Madrid, teniendo en cuenta que el Fuenlabrada, que fue octavo con ese número de partidos ganados, se quedó fuera porque el Estudiantes fue designado como equipo anfitrión y clasificado por este motivo a pesar de que era decimocuarto.

Ganar en casa

Así las cosas, es previsible que el Unicaja no sólo alcance esos ocho triunfos que marcarían un hipotético corte en la clasificación, sino que sume algunos más. De los siete encuentros que quedan por delante hasta la decimosexta jornada, tres serán en casa (Barcelona, Valencia y Obradoiro) y cuatro fuera (Manresa, Estudiantes, Andorra y Betis). Ganar los de casa sería suficiente, pero los rivales son de más entidad, al menos en los dos primeros casos.

Habrá quien diga que el Unicaja lo tiene hecho a poco que las cosas vayan como se espera. Sin embargo, la realidad y la historia reciente dice otra cosa. El club de Los Guindos ha faltado a la Copa del Rey en cuatro de las últimas siete ediciones, la más reciente la pasada temporada de forma sorpresiva a tenor del nivel de su plantilla, ya con Joan Plaza en el banquillo. Las anteriores fueron con Aíto (2010 y 2011) y una con Repesa (2013).

Hasta ahora el Unicaja se ha mostrado más o menos fiable, pero dos de sus tres derrotas han llegado contra equipos de la parte baja de la clasificación (Zaragoza y Joventut), y los que le llegan ahora le exigirán más. Es por esto que ganar los partidos de casa y dar un golpe de autoridad ante el Barcelona sería perfecto.