Diario Sur
Malaga CF

Thomas, el regreso del ‘favorito’

Thomas lanza a canasta con la mano izquierda.
Thomas lanza a canasta con la mano izquierda. / ACB
  • La presencia del estadounidense en las filas del Valencia añade morbo y atractivo a un encuentro clave para el Unicaja

  • Un triunfo clasificará al cuadro malagueño de forma virtual para la Copa y aumentaría sus opciones de ser cabeza de serie en el torneo

«A Will Thomas hay que renovarlo cueste lo que cueste». La frase la repetían una y otra vez los miembros del cuerpo técnico del Unicaja la temporada pasada. El ala-pívot estadounidense acababa contrato y su grandes actuaciones ponían en peligro su continuidad en Málaga. Fue la principal petición y casi única de Plaza a los responsables del club, pero no hubo forma. Thomas regresa hoy a Málaga defendiendo los colores del Valencia en un duelo clave para las aspiraciones de los dos equipos (18.30 horas) e incluso para sus perspectivas de futuro. Es un duelo directo por ser cabeza de serie en la Copa, por incluso ser la alternativa a los clubes de la Euroliga. La misma Euroliga con la que el Unicaja y el Valencia sueñan para la próxima temporada.

Thomas eligió el pujante proyecto valenciano, que con un presupuesto de 13 millones fue capaz de mejorar la oferta que le hizo el Unicaja. Fue una negociación compleja en la que incluso intervino Plaza para tratar de convencer al jugador allá por el mes de abril. Pero, claro, entonces ni el propio técnico catalán pudo asegurarle que él seguiría en el banquillo para esta temporada. Thomas no quería irse. Su familia y, especialmente su mujer, estaban encantadas en Málaga, así que trató de estirar los plazos esperando una nueva oferta del club malagueño que no colmó sus aspiraciones, tal y como explicaba ayer en declaraciones a SUR.

«No hubo acuerdo para firmar un nuevo contrato. La verdad es que fue duro que no nos entendiésemos. Mi familia quería quedarse, pero así es el negocio, tuvimos que mudarnos para pensar en el día de mañana. Básicamente tenía que decidir antes de una fecha, aunque tratamos de esperar todo lo posible», reconocía ayer tras el entrenamiento del Valencia justo antes de tomar un avión hacia Málaga.

Aquí le espera un público que dudó cuando el jefe de Operaciones del Unicaja, Manolo Rubia, lo reclutó hace tres veranos. Thomas llegó un poco pasado de kilos, pero el dirigente cajista ponía la mano en el fuego por él. No se equivocó. Ya en la pretemporada demostró que era el mejor fichaje del segundo proyecto de Plaza en Málaga. El técnico catalán se enamoró de su seriedad en el día a día (no se perdió ni un entrenamiento) y de sus múltiples recursos en los partidos. Su carácter no es especialmente abierto, y también ha chocado algo en su nuevo equipo. «Los mudos nunca restan», dicen desde el cuerpo técnico del Valencia cuando se le pregunta al respecto.

De menos a más

Las dudas sobre su continidad frenaron toda la planificación del juego interior durante casi un mes. Plaza también se movió esta vez, para recordarle a su manera que contaba con él. «Hablamos un par de veces durante aquellos días que estábamos negociando. Lo llamativo es que no hablamos de temas contractuales, sólo de baloncesto. Otros en el club se ocupaban del contrato. Logramos una gran conexión porque entendimos que cuando estás en la cancha tienes que ocuparte de que tu equipo gane, y tienes que hacer todo lo posible para conseguirlo. Eso nos hizo alcanzar el éxito juntos y hacer cosas positivas. Le tengo un gran aprecio».

Esas dudas sobre la capacidad de Thomas también surgieron en Valencia al comienzo de la temporada, pero ahora vuelve a Málaga como el jugador fiable que es. Viene de hacer un ‘doble doble’ frente al Bilbao, casi igual que acabó la temporada pasada en Málaga.

«A cualquier jugador le afectan los cambios, porque llegas a un equipo nuevo, que ya está asentado, con técnicos y jugadores a los que conoces. Incluso te tienes que adaptar a un nuevo estilo de vida. He realizado mis propios ajustes y ahora me siento cómodo. Las cosas marchan bien ahora para mí».

Thomas sabe que en Málaga sólo será aplaudido al comienzo y que luego le espera un partido duro. En juego hay mucho. Si el Unicaja gana hoy alcanzará las ocho victorias, lo que virtualmente lo clasifica para la Copa del Rey, al menos así sucedió en la última Liga con 17 equipos. Pero con el Valencia cuarto y el Unicaja quinto, está en juego ser cabeza de serie, algo clave en un torneo corto como la Copa. El Valencia llega con todo, con Van Rossom jugando cada vez mejor, Dubljevic recuperado y Rafa Martínez viviendo una segunda juventud como mejor triplista de la Liga. El Unicaja dio de alta ayer a Nedovic, que reapareció ante el UCAM Murcia. El serbio está lejos de su mejor nivel, pero su motivación será extra ante su exequipo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate