Diario Sur
Malaga CF

Los hombres de Nedovic

Mario Bárbara, José Nogales, Alejandro Ballesteros y Diego Vázquez rodean a Nedovic.
Mario Bárbara, José Nogales, Alejandro Ballesteros y Diego Vázquez rodean a Nedovic. / J. C.
  • El cuerpo médico del Unicaja explica cómo trató la lesión del serbio, una de las más raras de las que se han encontrado

Dos meses después, Nemanja Nedovic está totalmente integrado en la dinámica del Unicaja. Atrás queda un largo y complejo proceso de recuperación de una de las lesiones más raras que se ha encontrado el cuerpo médico del Unicaja, que ayer analizó para SUR en presencia de su paciente, el tratamiento seguido para devolver a Nedovic a la competición, no en vano es la piedra angular del proyecto cajista para esta temporada. Un recorrido por todo el proceso, que contado por sus protagonistas hace que esa lesión que parecía ‘incurable’ parezca ahora menos grave.

Todo lo que rodeó la lesión fue extraño desde la propia dolencia en sí, el inesperado daño sufrido por el nervio tibial, las posteriores consultas a otros especialistas y aquella rueda de prensa de Joan Plaza en la que dejó caer que el jugador podía perderse la temporada e incluso tener que dejar el baloncesto.

A pesar de todo este ruido, en el cuerpo médico del Unicaja, estaban tranquilos. El problema y el tratamiento se tuvieron claros pronto. El jugador recibió un golpe en la parte delantera de la tibia, pero la lesión se produjo detrás, en el nervio tibial, lo que le dejó sin sensibilidad en la planta del pie y en los dedos para poder saltar, algo insólito, tal y como explica el traumatólogo del Unicaja, José Nogales. «No es una lesión compleja, sino rara. Se produjo en otra zona donde realmente tuvo la lesión inicial. Luego, la consecuencia de ese golpe, fue una afección grave y que todavía no está resuelta del todo, sólo parcialmente. El diagnóstico lo tuvimos claro desde el principio, pero sí queríamos contrastar con otros especialistas qué solución había a un problema que no es fácil de resolver. No existe una solución fácil, como así se ha demostrado», explica Nogales, que puntualiza que todavía hay algo pendiente. «La sensibilidad casi la tiene recuperada, pero el tendón que mueve el dedo gordo y la última falange no se ha recuperado nada».

Nedovic jugó su primer partido en la victoria ante el UCAM en la Eurocup la semana pasada y sus primeras palabras fueron de agradecimiento para las personas que lo han recuperado, pues ha pasado muchas horas en las manos de los dos fisioterapeutas del equipo, Mario Bárbara y Alejandro Ballesteros.

Es poco habitual que el cuerpo médico explique los tratamientos que se siguen, y lo hacen de forma muy fácil de entender. «Sabíamos que eliminando el hematoma que tenía, el nervio dejaría de sufrir tanta presión alrededor. El siguiente paso fue recuperar la musculatura con fisioterapia, trabajo en el gimnasio, e intentar, ya que tenía dificultades para mover el dedo gordo del pie, que los músculos de alrededor cubriesen ese déficit», contaba a este periódico Bárbara en la enfermería del equipo mientras trataba a Carlos Suárez.

El último en entrar en escena fue Diego Vázquez, el preparador físico, que tenía como meta fortalecer la zona lesionada y que el jugador recuperase el tono físico, sin prisas y según sus sensaciones. «Sabíamos que tenía que recuperar la forma lo antes posible y que no surgiese dolor. Cuando ha fortalecido la zona empezó a notar más movilidad y el nervio le fue respondiendo, es cuando avanzamos más en la recuperación. No se podían poner plazos. Todos con los que contactamos nos dijeron que tuviésemos calma, porque sus sensaciones serían distintas en el trabajo contra cero, es decir sin defensa, a cómo iba a reaccionar en la toma de decisiones, con los compañeros y en acciones más explosivas». Y ahí está Nedovic ya, uno más del equipo, aunque con trabajo por delante para volver a ser el jugador que era.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate