Diario Sur

Malaga CF

Nedovic vuelve a marcar el ritmo

fotogalería

Edwing Jackson tira con la oposición de Waczynski / Efe

  • El serbio firma una genial actuación, la mejor tras su regreso, y el Unicaja se sitúa con un pie en la Copa del Rey

Felicidad total en el Unicaja. Nedovic está de vuelta. La situación por la que ha pasado el escolta serbio en los últimos dos meses ha capitalizado la actualidad del equipo. Era (y es) el jugador franquicia, sufrió una dolencia extraña e incluso se puso en duda que pudiese volver a alcanzar el excelente nivel que mostró antes de lesionarse. Sin embargo, el talento que tiene es poco habitual, difícil de ver en una pista de baloncesto, y esto, unido al trabajo que ha hecho el cuerpo médico del Unicaja, ha permitido que Nedovic confirmase que está recuperado. El escolta serbio fue el factor desequilibrante en la importante victoria que logró ayer el conjunto malagueño en la pista del Estudiantes (76-87). Un triunfo que lo sitúa con un pie en la Copa del Rey, y le permite seguir aspirando a ser cabeza de serie.

Nedovic rompió un partido en el que el Unicaja no logró escaparse porque Edwin Jackson no lo permitió. El exjugador cajista demostró su gran nivel de confianza y forma con 29 puntos. Pero Jackson está casi sólo, mientras que Nedovic tuvo compañía, la principal la de Jeff Brooks. Fue la otra noticia positiva para el conjunto que dirige Plaza. El ala-pívot parece que ha encontrado su sitio y ayer fue el sustento del equipo en varias fases del choque hasta acabar con 18 puntos. El Unicaja tiene ahora una pareja de ‘cuatro’ solventes, pues Suárez fue decisivo cuando el Estudiantes reaccionó en los instantes finales después de verse 16 puntos abajo. Las cuentas son simples, al Unicaja podría bastarle con un triunfo más para estar en la Copa de Vitoria.

Comienzo igualado

La premisa ayer era clara: frenar a Jackson. Por eso Plaza situó a Díaz como sombra del francés, que sin embargo superó al malagueño y permitió que su equipo cerrarse el primer cuarto por delante (21-16). Fueron minutos en los que Musli y Waczynski sostuvieron a un Unicaja que cometió excesivos fallos.

La entrada en escena de Nedovic cambió el partido. El serbio lideró un parcial de 0-12 que dio la vuelta al marcador (21-28). La ventaja pudo ser mayor, pero apareció Arteaga como actor inesperado para aprovecharse de las facilidades defensivas de N’Diaye. Cuando Nedovic y Alberto Díaz se sentaron, el Unicaja perdió el orden y también las ideas, lo que permitió que el Estudiantes se acercase. La primera parte terminó con polémica tras una canasta anulada al Unicaja por un error de la mesa de anotadores. Como consecuencia de ello, del 31-36 se pasó al 33-34.

La puesta en escena tras el paso por los vestuarios no fue nada buena para el Unicaja, con Lafayette perdiendo dos balones seguidos y volviendo al ritmo alocado y sin control del juego. Como Jackson y Cook volvieron al partido, el Estudiantes no tardó en ponerse por delante (40-39). El regreso de la pareja Díaz-Nedovic devolvió algo de lógica al juego del equipo malagueño. A pesar de la insistencia de Arteaga, recuperado de la LEB, el dominio del rebote, y un Nedovic desatado, permitieron al cuadro malagueño encarar el último cuarto ganando por siete puntos (53-60).

El serbio confirmó su total recuperación con unos minutos sobresalientes, al mismo nivel que antes de su lesión. Anotó, asistió y dominó el partido en el arranque del ultimo cuarto para romper el choque (58-74, minuto 35). Su exhibición sacó del partido al Estudiantes y contagió a sus compañeros, a los que se vio con más intensidad. El choque parecía resuelto, pero levantó el pie el Unicaja y el Estudiantes le metió las cabras en el corral con tres triples seguidos (69-77, minuto 37). No llegó la sangre al río porque Suárez logró un par de canastas vitales y estuvo infalible desde la línea de personal.