Diario Sur
Malaga CF

A Vitoria se va por Madrid

Díez lanza a canasta.
Díez lanza a canasta. / Ñito Salas
  • Tras dos derrotas seguidas, el Unicaja precisa un triunfo que lo acerque a la Copa

  • No puede permitirse un tropiezo si quiere mantener sus opciones de ser cabeza de serie, mientras que la derrota lo metería en problemas

El Unicaja tiene hoy la oportunidad de despejar su futuro inmediato o, por el contrario, corre el riesgo de meterse en un gran lío. Se enfrenta esta tarde al Movistar Estudiantes (18.30 horas) en un encuentro que, de ganar, lo colocaría virtualmente ya en la Copa que este año acoge Vitoria, con la recompensa añadida de mantener sus opciones de ser cabeza de serie. La derrota, por el contrario, sería sinónimo de problemas, primero porque el Bilbao, el Andorra y el Gran Canaria están al acecho y segundo porque ya casi diría adiós a ese privilegio de llegar a la cita copera entre los cuatro primeros con el premio de tener un emparejamiento más accesible.

El conjunto de Plaza llega al WiZink Center después de dos derrotas seguidas (Valencia y Zenit) en las que ha perdido la buena dinámica que había acumulado en el último mes y medio de competición. El regreso de Nedovic después de dos meses lesionado, algo que es una noticia positiva, ha alterado la rutina de un grupo de jugadores que ahora están un poco desubicados. Plaza ha tratado de meter al serbio en la rotación, pero esto ha perjudicado a algunos de sus compañeros. El problema es que el peor parado ha salido es el hombre más en forma del equipo Kyle Fogg. El estadounidense estaba firmando una media espectacular con 20,5 puntos por partido durante el tiempo que su compañero estuvo de baja. Tras el regreso de Nedovic, Fogg firma 12 puntos por cita.

Sin la gran aportación del estadounidense, el Unicaja ha perdido potencial, aunque quizá Fogg no haya sido el único perjudicado por esta curiosa circunstancia. Jugadores como Waczynski y Díaz también han visto reducido su protagonismo. Aunque choque, la recuperación del mejor Nedovic es algo necesario para el Unicaja, pues es el pilar del proyecto de esta temporada, y algo que no hay que perder de vista, el jugador mejor pagado de la plantilla.

Reencuentro

El partido, además del interés deportivo y clasificatorio, tiene un gran atractivo, quizá hasta morbo, para los aficionados del Unicaja. El reencuentro con Edwin Jackson ha capitalizado la actualidad del encuentro. Sucede así porque el exjugador del Unicaja está irreconocible respecto al jugador que la temporada pasada se mostraba irregular en Málaga. Jackson está firmando unos números sensacionales en su nuevo equipo. Se podría decir que hasta históricos, pues promedia 21,3 puntos, unos números que no se veían desde la temporada 2004-2005, cuando Charlie Bell anotaba 27 tantos por encuentro. Cualquier opción de victoria del Unicaja pasa por frenarlo ,y precisamente la defensa no es su fuerte en las dos últimas derrotas, con cerca de 90 puntos encajados de media.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate