Diario Sur

Malaga CF

El banquillo como acicate para el Unicaja

Díez y Smith defienden a Siva, del Alba.
Díez y Smith defienden a Siva, del Alba. / Albaberlin.de
  • La advertencia de Plaza de limitar las rotaciones incentivó a jugadores como Díez o Lafayette en el inicio del Top-16

«Los jugadores solo entienden dos lenguajes, el de los minutos y el del banquillo. Si estás tiempo en el banquillo, eso te puede ayudar luego a dar un salto adelante. Siempre quiero a jugadores con un nivel de compromiso alto, que sean capaces de jugar y también de aportar en otras cosas», afirmó. El aviso a navegantes de Joan Plaza antes del partido ante el Alba Berlín era alto y claro. El mensaje lo trasladó en el vestuario y también públicamente a través de los medios de comunicación. Se acabó dar minutos a los jugadores para que se fueran integrando o para coger confianza, como se hizo en la primera parte de la competición.

La advertencia del técnico catalán tras el regreso de las fiestas navideñas surtió efecto, al menos en el primer partido. Ningún jugador quiere quedarse en el banquillo y los que estaban más señalados sacaron la cabeza en el primer partido del Top-16, el disputado el miércoles en Berlín.

El caso más llamativo fue el de Lafayette, que llegó en verano como base titular y que ha ido perdiendo peso en el equipo en las últimas semanas (ante el Obradoiro jugó solo cinco minutos). Plaza no echó mano del «norte» del equipo, como calificó al norteamericano con pasaporte croata, hasta el último cuarto, pero Lafayette salió en el momento más caliente del partido para guiar a su equipo a la victoria. Anotó siete puntos en siete minutos y aportó consistencia al equipo.

La reacción de Díez

Otro caso fue el de Dani Díez, también muy desdibujado en el primer tramo de la competición. Tras la marcha de Kuzminskas, se esperaba que Díez aumentara su protagonismo en el equipo, pero hasta ahora no ha sido así y Waczynski ya es el alero titular habitual. El madrileño terminó el partido ante el Alba como el jugador más valorado de la plantilla malagueña. Provocó faltas, ayudó en el rebote y estuvo acertado en el triple, para terminar con 19 de valoración. Junto a Brooks, otro jugador al que le ha costado entrar en la dinámica del equipo pero que va a más, Lafayette y Díez fueron los mejores en el estreno en el Top-16. La cuestión ahora es ver si ese empeño en ganarse los minutos y en dar un paso adelante es flor de un día o si se mantiene en el tiempo. Si Lafayette se acerca más al base que recordaba Plaza de su época en el Zalguiris, el nivel del equipo mejorará considerablemente. Al igual que si Brooks y Díez empiezan a encontrar regularidad en su juego.

El conjunto malagueño afronta ahora un mes de enero trascendental para su futuro en la Eurocup –ya ha dado un paso de gigante hacia la siguinte fase– y en la Copa del Rey, para la que ya tiene la plaza prácticamente asegurada. Aún parece que no ha alcanzado la velocidad de crucero a la que aspira Plaza, pero es importante sumar jugadores a la causa.