Diario Sur

Malaga CF

Berni-Tabak, un tándem eficaz

Fernando Moral, presidente del Real Betis, Tabak y Berni Rodríguez, en la presentación del entrenador .
Fernando Moral, presidente del Real Betis, Tabak y Berni Rodríguez, en la presentación del entrenador .
  • Ambos exjugadores del Unicaja son artífices de la buena marcha del Real Betis

Que mañana domingo el Unicaja pueda participar en Sevilla, un año, de un derbi andaluz es una magnífica noticia para el deporte de la canasta en el sur de España. De hecho, visto cómo estaba la situación en el club de la capital hispalense en el mes de julio, con la entidad a un paso de desaparecer, es casi un milagro. El conjunto malagueño ha visitado en muchas ocasiones el pabellón de San Pablo, pero será la primera vez que se mida allí al Real Betis Energía Plus, nueva denominación del conjunto sevillano. Al amparo del club verdiblanco, una decisión que levantó mucha polvareda en Sevilla, una ciudad muy dividida en lo referente a los dos entidades futboleras, el baloncesto hispalense vive una nueva etapa en su historia. Y por ahora está siendo bastante provechosa.

El Real Betis Energía Plus, rival del Unicaja mañana, es 11º en la clasificación e incluso tiene opciones (remotas, eso sí) de meterse en la Copa del Rey. Todo eso con un presupuesto limitado (en torno a los 4 millones) y con un equipo que se tuvo que hacer a marchas forzadas. De esta buena marcha del conjunto sevillano tienen mucha culpa dos exjugadores del Unicaja que ahora viven el baloncesto desde otro lado: Berni Rodríguez y Zan Tabak. El malagueño se estrena esta temporada como director deportivo del Real Betis Energía Plus –la temporada pasada, aún como jugador, ya ayudó a confeccionar la plantilla que dirigió Luis Casimiro– y no dudó en elegir a Tabak, con el que coincidió en el Unicaja campeón de Copa en 2005, como entrenador. Entre ambos, mano a mano, sacaron adelante una plantilla con muchas caras nuevas (siete incorporaciones) que viene de ganarle el Real Madrid en Sevilla y al Bilbao en su cancha.

Berni sacó adelante una plantilla en apenas un mes; empezó a confeccionarla a principios de agosto y su último fichaje llegó el 27 de agosto con la contratación del base Kenny Chery. Tuvo que echar mano del consejo de amigos del mundo del baloncesto a la hora de fichar, como reconoció a este periódico en septiembre, cuando su equipo vino a Málaga a disputar la Copa de Andalucía. «La transición de jugador a director deportivo ha sido tan rápida que casi no me ha dado tiempo a pensarlo», dijo entonces.

La espantada de Zoric

El técnico Tabak también se implicó mucho en la configuración de la plantilla del equipo sevillano, en el que ejerció de segundo entrenador con Joan Plaza entre 2009 y 2011. Pronto ataron la continuidad de algunos veteranos del equipo como Nachbar o el regreso de Juanjo Triguero.

Con el talentoso Radicevic a los mandos del equipo, tras superar su lesión de cadera de la pasada temporada, hacía falta un fichaje de peso para el juego interior y Berni se fijó en Luka Zoric, otro exjugador del Unicaja. La calidad de Zoric no tardó en sobresalir y se convirtió en el referente del equipo cerca del aro ( 12,5 puntos y 3,3 rebotes por partido) hasta que a finales de noviembre pidió marcharse del club por motivos personales y volver a su país (esta semana ha firmado por el Cibona de Zagreb). Otra vuelta de tuerca que puso a prueba al tándem Berni-Tabak, que tuvo que ponerse a buscar un pívot de garantías en mitad de la temporada. Ahí también se acertó, ya que a principios de diciembre ficharon al pívot esloveno con pasaporte austríaco Rasid Mahalbasic. En cuatro partidos disputados ya promedia 15 puntos y 5,8 rebotes.

Ese Real Betis Energía Plus, con tres exjugadores del Unicaja (uno en los despachos, otro en el banquillo y otro en la cancha) y que homenajeará mañana a Joan Plaza, uno de los técnicos que mejor huella han dejado en Sevilla, saldrá más que motivado ante el Unicaja en el derbi andaluz para tratar de sumar su tercera victoria consecutiva.