Diario Sur
Malaga CF

El Unicaja busca un triunfo ante el Cedevita que lo impulse a la siguiente fase

Mrsic, ayer en el Palacio.
Mrsic, ayer en el Palacio. / Cedevita
  • El cuadro malagueño, que espera contar con Musli tras dos partidos de baja, confía en sumar su segunda victoria en el Top-16 de la Eurocup

Entre tanto ruido, el Unicaja hará bien en olvidarse del partido de Sevilla y centrarse en el duelo de esta noche en el Palacio ante el Cedevita de Zagreb, ya que puede suponer un paso de gigante cara a las eliminatorias de cuartos de final. El conjunto que entrena Mrsic, uno de los exjugadores del Unicaja que mejor recuerdo dejó en Málaga, perdió en la primera jornada ante el Valencia y, de caer en Málaga, quedaría desenganchado del grupo. Lo mismo le pasará al Alba Berlín si pierde hoy en la pista del Valencia (20.30 h.), por lo que el camino quedaría bastante despejado para el equipo malagueño y el valenciano, que se pelearían por el primer y segundo puesto.

El Cedevita es un equipo con más potencial que nombre y cuenta con una plantilla compensada y dos o tres jugadores muy peligrosos. Habrá que tener cuidado con dos bases norteamericanos, eléctricos y muy anotadores como son Rashad James y Ryan Boatright. El segundo de ellos es seguramente su hombre más desequilibrante y el que está más en forma. Ante el Valencia logró 37 puntos y 51 de valoración y siempre es una amenaza. Por dentro, Mrsic cuenta con el talentoso Bilan, pretendido por el Unicaja el pasado verano, que promedia 13,9 puntos y 6 rebotes por partido.

El pívot croata protagonizará un bonito duelo contra Musli, que volverá a jugar hoy tras perderse dos partidos por lesión. Ayer se entrenó con sus compañeros y parece recuperado de su contusión en el cuádriceps. En el Cedevita, Arapovic, Babic y el joven Musa también son jugadores importantes y tienen tres exjugadores de la ACB como Shurna, Begic y Tomas. «Tenemos que ser sólidos en casa, el Cedevita tiene muy buen equipo, más que el que la gente cree», afirmó Plaza. «Además son casi son más peligrosos con el juego roto que con sistemas», dijo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate